Análisis del spin-off de IAC de las acciones de Vimeo

Esta semana me he interesado por la incorporación de Vimeo en bolsa. Se trata del nuevo paso en solitario de una plataforma audiovisual que hasta hace poco formaba parte del conglomerado IAC, liderado por Barry Diller. En el recorrido de este grupo destacan las separaciones de distintas aplicaciones y plataformas, como la cotizada Match.com (Tinder) o el grupo Expedia. Sus éxitos avalan a la nueva plataforma recién estrenada en el parqué, por eso es interesante analizarla.

Antes de leer las presentaciones de Vimeo, era escéptico respecto su modelo porqué lo comparaba con Youtube. Pero la primera se presenta como un Software-as-a-Service (SaaS), en lugar de una red social dónde distribuir y compartir vídeos. La nueva cotizada pone su foco en los creadores y les da las herramientas necesarias para crear y editar. Está dirigida a profesionales, así como también a pequeñas y medianas empresas que quieran comunicarse en un medio audiovisual.

El desarrollo de la tecnología propia y las herramientas de la plataforma, son los principales intangibles de Vimeo. Estas características me permiten comparar a Vimeo con Adobe Premiere, en lugar de hacerlo con redes sociales. En absoluto tienen las dos las mismas prestaciones, pero cubren las necesidades de los profesionales que quieran editar video. Además, las dos marcas ofrecen su catálogo de programas guardado en la nube, a través de distintos niveles de suscripción. La tarifa básica de Adobe son 20 euros al mes, mientras que el “Pro” de Vimeo son 16 euros.

El recorrido de las dos compañías es una diferencia remarcable, que se traduce en el producto. Como el Office 365, Adobe Premiere es un software que nació para ser instalado en un disco duro, en un entorno cerrado. Se ha trasladado en el cloud porqué las circunstancias lo han pedido. En cambio, Vimeo nació como una plataforma de Internet. Por supuesto, ha evolucionado desde su nacimiento, pero Internet forma parte de su naturaleza. Esto se ve en las integraciones de la marca con redes sociales como Instagram. Así como su caja de herramientas dónde hay la posibilidad de retransmitir en streaming.

Sin entrar en más detalles, este modelo SaaS lo encuentro atractivo. La inversión tecnología permite ofrecer un producto competente. La plataforma de Vimeo tiene su nicho de mercado y evita competir directamente con los big players (TikTok, Youtube, Twitch…). Además, su modelo de suscripciones le permite adquirir y (sobre todo) retener los usuarios con un horizonte temporal a largo plazo.

El precio del grupo me gusta menos. Acabada de estrenar en bolsa, el precio de Vimeo cayó hasta cotizar 6.800 millones de dólares. Con esta capitalización, la considero una empresa mediana y en fase de crecimiento. Los resultados aún son negativos, mientras que los ingresos en los últimos años han aumentado a un ritmo de un 40%. Los márgenes de su modelo, así como el ritmo de crecimiento, le pueden facilitar ganar beneficios en los próximos dos/tres años.

Tanto la perspectiva de crecimiento, así como la previsión de beneficios, son estimaciones que pueden cambiar fácilmente por cualquier motivo. Los ingresos de 2021 pueden incrementar un 20% como un 30% más. Y esto puede afectar severamente a la valoración. Por eso prefiero centrarme en los datos que tengo al alcance, para hacer un razonamiento en torno al precio de mercado y considerar si es caro o barato. Para ello, utilizo el número de usuarios de la plataforma.

Vimeo cerró el primer trimestre con un volumen de 1,55 millones de usuarios, que pagaban por los servicios. A parte quedan los suscritores freemium, que siguen siendo usuarios potenciales. Una vez descontado la deuda neta, el Enterprise Value de Vimeo es 6.600 millones de dólares. Si dividimos esta cifra por el número de usuarios, el precio por suscriptor es 4.251,12 dólares.

Si tuviéramos que adquirir todo el negocio de Vimeo, ¿sería justo pagar 4.251,12 dólares por cada usuario que tiene? Esto lo tenemos que revisar con perspectiva. La empresa informaba en sus estados financieros que el ingreso medio por usuario (ARPU) fue 233 dólares, el último trimestre. Hay un pequeño porcentaje de clientes que pagan hasta 900 dólares por año, pero una gran mayoría no llega hasta los 200 dólares. Si dividimos el precio de los usuarios por los ingresos sabemos que tardaríamos 18 años en recuperar la compra. Esto sin tener en cuenta los costes para mantener este número de suscripciones. Una vez descontados los gastos variables, así como las fijos (alquileres de datacenters, suministros, costes corporativos…), el tiempo para cubrir esta inversión sería más largo.

Hay diferentes factores que nos pueden cambiar la perspectiva y justificar que 4 mil dólares es un precio justo por cada usuario. Lo más significativo es la previsión de aumento del ARPU. No sólo nos importa que la compañía aumente suscriptores con los años, sino que la base actual esté dispuesta a pagar más para más prestaciones. Por eso, una previsión de un ARPU más elevado, nos justificaría el precio por usuario. ¿Dentro de un año, habrá más empresas que quieran retransmitir en streaming, con una suscripción de hasta 800 dólares por año? Esto no lo tengo tan claro.

Una segunda opción que nos puede justificar el precio, es que haya otros intangibles a tener en cuenta a part de la base de usuarios de Vimeo. Es verdad que estos son el principal origen de los ingresos de la compañía. Pero es posible que Vimeo tenga alguna tecnología que pueda ser de interés para un competidor, o por otra compañía que quiera entrar en el sector del vídeo. Deberíamos tener el feedback de alguien del sector para saberlo con algo más de profundidad.

Hay muchas dudas alrededor del precio. Otra nace por los comentarios de un artículo del Wall Street Journal, donde comentaba que las valoraciones hechas del negocio antes del spin-off estaban a niveles muy parecidos a la capitalización actual, o inferior. La última valoración hecha con motivo de una ronda de financiación, ejecutada el mes de enero, situó el precio de Vimeo en torno a los 6.000 millones de dólares. Esto es una bandera roja que indica que el precio de mercado actual es muy ajustado.

Sigo considerando Vimeo como un modelo interesante de SaaS en un nicho de mercado muy específico. El modelo tiene la capacidad de crecer y obtener un rendimiento muy atractivo. A pesar de la posible oportunidad en un contexto de spin-off, considero que el precio todavía es una barrera para invertir. Por ello, una buena opción es esperar sentados detrás de la barrera, a ver si el mercado nos ofrece un momento mejor.

 

This post is also available in: Catalán

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Copyright © 2014. Created by Meks. Powered by WordPress.