Cartera Valkyria Año 2020: Resumen financiero de un año intenso

La cartera Valkyria cerró el año 2020 con un aumento de un 8,97%, comparado con una subida de un 16,26% del Standard & Poor’s 500 y una caída de un 15,45% del Ibex-35. Un resultado tímido si comparamos el rendimiento de la cartera con los buenos resultados registrados en las bolsas americanas. Sobre todo en sectores como el tecnológico u otros activos como las monedas digitales (Bitcoin, Ethereum…).

Durante el año 2020, Valkyria registró un rendimiento de un 8,97%. Hay cuatro factores principales que influenciaron este resultado: el aumento del patrimonio, la alta rotación de los activos, la devaluación del dólar y el cambio de estrategia. Todos ellos propiciados por el impacto del coronavirus. Las caídas que sufrieron las bolsas entre el mes de febrero y marzo ofrecieron la oportunidad de comprar muchas cotizadas a precios atractivos. Debo admitir que me costaba confiar en la rápida recuperación, incluso más en un escenario de histeria y pesimismo. Aun así, transferí mis ahorros a la cartera y compré más acciones de PayPal, Danaher, Levi Strauss

La rotación me permitió aprovechar aquél contexto, pero el aumento del patrimonio también afectó al rendimiento global. La inyección de efectivo, si no se usa, se traduce en un rendimiento más bajo. Y esto es lo que me pasa la mayoría del tiempo, pues la liquidez de la cartera es de un 40%, cuando no hay tormenta.

El ejercicio 2020 ha sido el tercer mejor año de la historia de la cartera. De ellos, sin ningún tipo de duda el año 2013 fue la estrella, cuando concentraba todo el patrimonio en cuatro o cinco ideas/empresas (Yahoo!, AIG o Bankia…). Le siguió un periodo muy malo y demasiado largo. Sobre todo comparado con el resto de mercados, dónde era fácil ganar un buen pellizco. Incluso el Ibex-35 cerró unos cuántos ejercicios con beneficios! Por mi parte, durante esta época se mezcló con la complacencia y después una situación personal complicada.

Suerte de estos tiempos difíciles. A partir de entonces me lo tomé en serio y adopté un perfil más profesional. También coincidió con mi etapa de analista y esto se reflejó tanto en los estudios como en la mejora progresiva de los rendimientos. La “Gran Victoria” fue en 2018, cuando la Valkyria registró un 0,33%. A pesar de ser una miseria desde el punto de vista cuantitativo, conseguí refugiarme de la devastación de los parqués del mes de diciembre. En cuestión de un mes, ese año muchos fondos de inversión pasaron de repente a los números rojos. Pero mi cartera salvó la temporada.

   
Inversiones de la cartera Valkyria

Mediante la cartera Valkyria invierto principalmente en acciones de distintos sectores de los Estados Unidos. Durante el año PayPal fue la compañía que registró más beneficios con un aumento de un 78,69%. Garrett Motion fue la compañía con más pérdidas con una caída de un 68,26%. A 31 de diciembre, Rafael Holdings era la inversión mayoritaria, representando un 15,15% sobre el total. Seguida por Levi Strauss con un 6,33%.

Adjunto una tabla con la lista de rendimientos anuales, clasificados de más a menos. Los nombres de color gris son las posiciones que cerré durante el ejercicio:

Posiciones Cerradas

La estampida del sector de moda: PAYPAL HOLDINGS (+78,69%)

Compré acciones de PayPal cuando se separó de eBay. Carl Icahn fue uno de los principales inversores que alimento el spin-off de la compañía, el año 2014. Consideró que PayPal tenía un potencial elevado, y su valor aumentaría una vez se independizara de la casa de subastas online.

Y así fue. Las acciones de PayPal en solitario registraron entre un 20% y un 30% anual, desde su spin-off. Gracias a una combinación de crecimiento orgánico y adquisiciones, el número de usuarios aumentó gradualmente, como también el volumen de transacciones.

El “efecto pandemia” colocó PayPal en el bando de las cotizaciones ganadoras. Podemos clasificar la plataforma como un servicio básico, que necesitamos para contactar con el exterior, y por esta razón acumulé más posiciones durante el crack. La recuperación del precio fue rápida y se multiplicó por dos en cuestión de meses.

Pasado este tiempo, según los multiplicadores (EV / Cash Flows), consideré que la cotización ya era muy superior a las previsiones más optimistas del grupo. Vendí toda la posición. Probablemente, el mercado espera que se repita una y otra vez la pandemia, y la plataforma se beneficie de sus efectos. Considero que es difícil que esto suceda.

Conglomerados que nunca fallan: DANAHER CORPORATION (+53,26%)

Como Constellation Brands o Teledyne Technologies, Danaher Corporation es un conglomerado que siempre ha crecido. Lo ha hecho en el sector de la sanidad, uno de los más involucrados en solucionar la propagación del coronavirus. Aproveché la caída de su cotización para hacer una inversión temporal, que dio frutos en cuanto todos los mercados se recuperaron.

¿Y si lo vuelve a hacer? IDT CORPORATION (+4,37%)

He entrado y salido de IDT Corporation, año si, año no. Lo hice para aprovechar los spin-off de Zedge y Rafael Holdings. A principios de año mi inversión en IDT era por las buenas perspectivas de su nueva marca Boss Revolution.

La cotización se mantuvo estable y no subió hasta meses después de vender, perdiéndome toda la subida.

Algunos analistas señalan que IDT ejecutará una nueva operación corporativa. Quizá vuelva a entrar…

El reto: NEW RESIDENTIAL (+1,07%)

Fue un breve experimento en el sector financiero relacionado con el sector inmobiliario. Me costó mucho entender su funcionamiento y decidí que no tenía la capacidad de comprender cómo evolucionaría. Lo probé, no funcionó. Podía haber sido peor.

Cuando un arbitraje falla: ACACIA COMMUNICATIONS (-2,27%)

Oportunidad de arbitraje que apareció cuando Cisco anunció la compra de Acacia Communications, el año 2019. Si no había ningún inconveniente la operación debía cerrar el 2021 y me facilitaría un rendimiento cómodo de un 8%.

Pero durante este tiempo han pasado muchas cosas! La caída del dólar fue uno de los factores que más afectó a los rendimientos. Actualmente es posible que la adquisición se cancele por decisión de Cisco, o que la operación se resuelva en los juzgados.

La caja de Pandora: SIRIUS XM HOLDINGS (-6,84%)

Sirius XM Holdings abrió una nueva etapa con la adquisición de Pandora y yo me apunté en el nuevo espacio radiofónico. Más adelante valoré en profundidad las posibilidades de Sirius XM: un modelo de negocio reservado a los Estados Unidos y Canadá, sin intención de ampliar horizontes. Y las nuevas suscripciones estaban ligadas principalmente a los propietarios de vehículos. Esta reflexión me convenció poco y por eso vendí a mediados de año.

El 7 de enero de 2021, Sirius XM publicó un avance de resultados dónde informó de los beneficios anuales, advirtió del deterioro del fondo de comercio por 1.000 millones de dólares. Esta cantidad es un apunte contable, pero nos informa que las expectativas puestas en Pandora eran demasiado altas. Según el hecho relevante de la compañía, las previsiones hechas por la estructura de royalties fueron excesivamente optimistas.

¿A qué se dedica? DISTRIBUTION NOW (-8,10%)

Vendí las acciones de DNow a principios de año, cuandó purgué las empresas que llevaba arrastrando durante mucho tiempo. A veces, la reflexión sobre problemas que teníamos abandonados nos conlleva sorpresas. En este caso, me permitió reconstruir un modelo de negocio que no había entendido.

Cuando compré DNow, lo hice con el propósito de invertir en un fabricante y distribuidor de material para el sector petrolífero. Se dirigía sobre todo a clientes que trabajaban en la perforación y transporte del crudo. No entendí que DNow no contaba con ningún tipo de producto propio y era en realidad un gran almacén.

Por otra parte, confié en las opiniones de muchos inversores. Algunos, también gurús del sector financiero. Aún así, la empresa demostró como se habían equivocado. Ni hizo buenas adquisiciones, ni los directores eran tan fantásticos. Y su CEO, Robert Workman, lo echaron de un día para otro …

Ya lo hace bien, pero…: FOX CORPORATION (-29,10%)

Otra vez caí en el error de invertir en el segundo de la lista. Cuando Disney compró los contenidos de la Fox, las cadenas de televisión, los estudios y los canales de cable se constituyó con el nombre de Fox Corporation. Una nueva cotizada, que entonces parecía muy apetecible.

Pero, ni las cadenas, ni los canales, son los preferidos de la audiencia americana. La Fox News no es la CNN. La Fox Sports no es la ESPN. Y así, “suma y sigue”.

Por otro lado, también repetí el error de Tribune Media. En el sector del entretenimiento hay empresas que funcionan muy bien, como son las televisiones pequeñas. En cambio, los canales de cable con poca audiencia, tienen más dificultades. Entre estas actividades se pueden crear sinergias, pero la mezcla también puede dañar los beneficios de un grupo de comunicación.

Lo peor de Honeywell: GARRETT MOTION (-68,26%)

Garrett Motion ha sido la peor propuesta de los últimos años, a pesar de salvarme del proceso de concurso de acreedores. Y fue por los pelos.

El nombre de Garrett entró en mi órbita después de que Honeywell cerrara diferentes spin-off con éxito. La lógica de la inversión era fácil: Si aquellas habían funcionado, ¿por qué no debería pasar lo mismo con el negocio de Turbo Chargers?

La dificultad de valorar el resultado de un spin-off, es leer los estados financieros de lo que antes era un segmento, como toda una empresa en su conjunto. Cuando se presentan los resultados proforma, siempre falta algo. Un crédito pendiente de ejecutar, un pasivo que se quedará la compañía, etc. En el caso de Garrett, faltaba una larga lista de pagos que debería hacer a Honeywell durante varios años.

Este elemento me pasó por alto, y era importante. Los pagos, destinados a compensaciones por los perjuicios del uso de amianto, tenían un impacto importante en las cuentas de la compañía. Esto deterioró los resultados de diferentes años. Y, en 2020, fue desastroso. Hasta el punto de que Garret Motion solicitó el “Chapter 11” para renegociar los pasivos.

Ahora Garrett es carnaza para los hedge funds que se aprovechan de las reestructuraciones. Tras perder un 68%, ya no es cosa mía.

Posiciones Abiertas

El Tesla de las hamburguesas: BEYOND MEAT (+70,18%)

Una de las incorporaciones más sonadas del año 2019 (en mi cartera). La llegaron a nombrar el Tesla de las hamburguesas y contaba con el pedigrí de la familia Gates como uno de los principales inversores de la compañía.

Invertí cuando la euforia por la compañía desapareció y el parqué parecía desencantado. Sobre todo después de que los Gates hubieran vendido. Pero a finales de 2019 registró una subida respetable y durante este último año se recuperó del crack, cuando aproveché para vender una parte con un 100% de beneficio.

En el contexto de los mercados actuales, donde dominan Teslas, SaaS, SPACs y Bitcoin, parece que Beyond Meat ha perdido fuelle. Se ha quedado atrás. BYND es un negocio con un fuerte componente de investigación, pero que está al servicio de la producción alimentaria y la venta al retail y a los restaurantes. Esto queda muy lejos de otras empresas con más glamour, que ofrecen servicios en el cloud.

Pero hay que tener en cuenta que Beyond Meat ha superado la fase de startup, aumenta progresivamente su volumen de ventas y ha incorporado capacidad de producción mediante una nueva fábrica en Holanda.

No es Viacom: THE WALT DISNEY COMPANY (+58,34%)

En un resumen trimestral escribí que invertir en Walt Disney no es lo mismo que apostar por Viacom. Principalmente porqué el comportamiento de Walt Disney ha sido siempre superior a sus competidores. No había entrado en la compañía antes de la pandemia, pero siempre me había gustado, y aproveché el escenario de la bolsa para hacerlo.

Hace tiempo, en una entrevista a John Malone le pidieron que diera el nombre de los futuros líderes del streaming. El magnate del cable contestó que el primero era Netflix, sin lugar a dudas, y el segundo Amazon Prime. Lo difícil era adivinar la disputada tercera posición. En aquellos momentos había una larga lista de candidatos: DAZN, HBO, Hulu

Ahora, sin lugar a dudas podemos indicar que el tercero es Disney+. Además, ha demostrado que tiene la capacidad y la voluntad para llegar a la primera posición y sustituir a Netflix. Para ello ya ha dado la vuelta a su modelo para hacer del streaming la pieza fundamental del grupo.

Cuando abran otra vez los parques, así como los hoteles y restaurantes, es posible que esta inversión me pague el viaje a Disneylandia.

El ataque a la yugular: RAFAEL HOLDINGS (+38,86%)

Rafael Holdings es mi “gran apuesta”. La participación en la compañía es más de un 15% sobre el total, esto representa más del doble que el resto de inversiones. El motivo principal de esta concentración es la relación riesgo-beneficio de las actividades de investigación del grupo, además de otras características técnicas de su propia cotización.

Rafael Holdings sigue clasificada como “Real Estate”. Hasta el año pasado la mayoría de ingresos provenían del alquiler de dos inmuebles, uno en Newark, Nueva Jersey, y el otro en Israel. Pero Rafael también es el inversor mayoritario de Rafael Pharma y Lipomedix. Las actividades de investigación de estas empresas aportan el componente de opcionalidad, y el potencial de crecimiento.

El parqué sigue valorando la empresa según sus últimos estados financieros de actividades inmobiliarias. En cambio, Rafael Pharma está probando el Devimistat en pacientes, correspondiente a la fase III de desarrollo, y se prevé que acabe el mes de abril de 2021. Si la FDA diera la luz verde al tratamiento, Rafael podría empezar a registrar ingresos y serviría de catalizador para impulsar la capitalización de todo el grupo.

La estrella de la cartera: CABLE ONE (+38,15%)

Sigo a Cable One desde que se separó de Graham Holdings. Es una inversión que se ha comportado extraordinariamente gracias a su actividad y en las adquisiciones corporativas, en el sector de las telecomunicaciones. Desde su incorporación a la bolsa ha sumado ingresos mediante la expansión territorial, a través de los Estados Unidos rurales. Durante este año ha sumado un fantástico 38,15%, pero podría haberlo hecho mucho mejor si hubiera acumulado posiciones durante el mes de febrero.

Sigue el guión: LEVI STRAUSS (+11,24%)

El pronóstico de Levi Strauss era bastante previsible durante este último año. Había comprado las acciones de la compañía de los vaqueros meses después de su incorporación a la bolsa. A pesar de ser una marca líder y reconocida en su segmento retail, pasó muy desapercibida. Y la pandemia redujo a mínimos el precio de la cotización, cuando acumuló más títulos.

Los directivos de la compañía aplicaron la fórmula de pandemia, que muchos grandes negocios habían usado: Levi’s cerró temporalmente la mayoría de establecimientos propios, de China en Estados Unidos. También lo hicieron sus tiendas asociadas. Asimismo, aumentó el volumen de deuda y potenció su canal de ventas online.

Aunque Levi’s no ha cambiado su modelo de negocio, la cotización se ha recuperado progresivamente. El canal online sigue siendo un añadido en el negocio total, no el core business – como es el caso de Disney. Por este mismo motivo, tras la recuperación, considero que también se acerca la hora de vender.

Dicen que el “value” no funciona: BERKSHIRE HATHAWAY (0,99%)

Valor refugio. Sigo defendiendo el conglomerado de Warren Buffett como la mejor alternativa a un fondo de inversión tradicional. El rendimiento acumulado de la empresa, durante las últimas décadas, ha superado el índice Standard & Poor’s 500. Sobre todo cuando las bolsas han sufrido.

Hace unos meses terminé enganchado en una estúpida discusión de Linkedin porque hice la propuesta de invertir en Berkshire Hathaway para los próximos 10 años. Me dijeron que era una opción “típicamente value”. Me costó quedarme callado. Les indiqué que era difícil definir un conglomerado tan grande, que opera en distintos frentes, con la simple etiqueta de “value”.

La discusión terminó con un CFA diciéndome que “lo tengo muy claro”, “Buffett es claramente value”, y “lo ha hecho muy mal, a pesar de lo que digan los números”. En fin, discusión estúpida. Sea “value”, “growth” o “espantapájaros”, es una buena alternativa a los miles de fondos de inversión que han perdido lo que no está escrito durante este último año 2020.

Un spin-off clásico: PROG HOLDINGS (-2,24%)

Última incorporación del año en la cartera. PROG Holdings nace de un spin-off ejecutado por Aaron Holdings con el objetivo de separar las divisiones de Progressive Leasing y Vive.

La actividad de estas dos divisiones es diferente del core business de Aaron. Progressive, es una plataforma web que permite a sus usuarios alquilar material en diferentes establecimientos asociados. Aaron, en cambio, son un conjunto de establecimientos físicos distribuidos por Estados Unidos y ofrecen ellos el material de alquiler, que generalmente son muebles y equipamiento para oficina.

La diferencia entre los dos negocios, sus características y sus estructuras financieras, son los principales atractivos de este spin-off. En los próximos días añadiré un artículo en la página sobre toda la operación.

La participación nacional: MIQUEL Y COSTAS (-6,53%)

Inversión conservadora y también refugio. Durante la pandemia ha seguido el guión de reducir la estructura de costes al máximo, mientras era difícil prever cómo evolucionarían los ingresos.

Pendientes de los activistas: EVERGY INC. (-8,2%)

NextEra Energy hizo una propuesta fallida para adquirir Evergy Inc., durante el último trimestre de 2020. La dirección de la compañía se opuso directamente. Pero diferentes accionistas se mostraron favorables a la opción de juntar Evergy Inc. con cualquier grupo energético de dimensión estatal.

Uno de estos accionistas fue Elliot Management, del inversor Paul Singer. El fondo se había introducido en la compañía meses antes con la intención de mejorar su estructura de costes y/o ejecutar una operación corporativa.

Compré Evergy con la esperanza de que aceptara finalmente la propuesta de NextEra, pero no han publicado más noticias. Pendiente de los resultados anuales, estoy valorando si continuaré con la inversión.

Valkyria 2.0: MARCHEX (-11,82%)

Considero que es la estrella para la Valkyria 2.0. Recoge las condiciones de una inversión barata, con un negocio innovador, que está viviendo tiempos extraordinarios. Se trataría de la combinación perfecta entre una apuesta de inversión en valor, creada por diferentes decisiones estratégicas de la empresa.

Compré Marchex en el cuarto trimestre de 2020 y la poca liquidez de la acción se ha reflejado en los movimientos volátiles del precio. A cierre de año el rendimiento era negativo, pero espero que prospere durante el 2021. Para más información de la cotizada, presenté su análisis al Value Investors Club y el resumen lo publiqué en Marchex, una idea de inversión para el VIC”.

La turnaround story: CONSOLIDATED COMMUNICATIONS (-12,97%)

CNSL forma parte de la nueva estrategia que adopté el último trimestre. La idea nace a partir de una inversión en la compañía del fondo Search Light Investment, especializado en el sector de las telecomunicaciones. A través de esta inyección de capital, el objetivo era facilitar liquidez a la cotizada.

A partir de este trato, Consolidated Communications se ha comprometido a actualizar sus infraestructuras, “pasar fibra” y ampliar su cobertura territorial. También ha negociado los créditos, ha retrasado los vencimientos, y ha eliminado los dividendos que pagaba anualmente.

Estos son algunos de los aspectos de una posible turnararound story, en un sector donde destacan los monopolios – la mayoría de los mercados locales están dominados por una empresa, o máximo dos. Y se pueden aprovechar fácilmente las economías de escala para incrementar los márgenes.

 

This post is also available in: Catalán

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Copyright © 2014. Created by Meks. Powered by WordPress.