1
Valkyria Junio 2021: Evergy, comScore y una nota satisfactoria
2
IAC lanza Vimeo a la bolsa mediante un spin-off
3
Jim Cramer resucita el interés por las acciones de Beyond Meat
4
La fusión de Warner con Discovery enciende la guerra del streaming
5
Valkyria Marzo 2021: La teoría de la haltera

Valkyria Junio 2021: Evergy, comScore y una nota satisfactoria

La cartera Valkyria cerró el primer semestre del año 2021 con un aumento de un 24,69%, comparado con una subida de un 14,41% del Standard & Poor’s 500 y el incremento de un 9,26% del Ibex-35.

A 30 de junio de 2021 la cartera de inversiones Valkyria estaba diversificada en distintos sectores de los Estados Unidos y España. Por volumen de la inversión destacan Rafael Holdings (investigación), Marchex (marketing) y comScore (medición de audiencias). Les siguen Beyond Meat (alimentación), Cable One (telecomunicaciones), Trecora Resources (petroquímica) y LB Foster (industrial), Berkshire Hathaway (conglomerado), Dawson Geophysical (estudios sísmicos), Prog Holdings (alquiler de material de oficina) y Miquel y Costas (industrial).

comScore es la empresa que registró el rendimiento trimestral más elevado (+45,45%), mientras que LB Foster fue la peor (+2,74%).

Las inversiones que incorporo últimamente a la cartera pasan por un filtro muy sencillo. Es una especie de santísima trinidad, que impuse a finales del año 2020 con el objetivo de facilitar mis análisis y registrar rendimientos extraordinarios. Según este filtro, las compañías dónde invertiría tenian que ser pequeñas, clasificadas como smallcaps o microcaps. Debían contar con una estructura financiera sólida, evitando el apalancamiento, y también estar acompañadas de una historia que motivara el crecimiento de la cotización. Esto es lo que se conoce como un “catalizador” y tanto puede ser una reestructuración, un cambio de equipo directivo o la entrada de un inversor relevante.

El primer filtro es sencillo, el segundo requiere cuatro nociones de contabilidad, pero el tercero tiene un perfil cualitativo que lo convierte en el más complicado. No hay ningún filtro automático que nos haga este trabajo. Y, si programaran uno, estoy convencido de que lo haría mal.

Arbitraje en Evergy, buscando la transformación eléctrica

La compañía Evergy se saltaba estos criterios de inversión. Pero a finales del año 2020 la incorporé a la cartera, porque era un arbitraje, con un tiempo limitado.

Evergy es una empresa eléctrica que opera en los estados de Kansas y Missouri. Como la mayoría de empresas de su industria, cuenta con monopolios naturales en distintas zonas geográficas. Además de esta gran ventaja competitiva, es una empresa solvente que paga dividendos.

El mayor reto de la industria eléctrica tradicional es la transición energética: El paso de la fabricación de electricidad a cualquier precio, a la producción limpia y sostenible. Para las empresas tan grandes como Evergy, esta transformación requiere tiempo y dinero. Las estructuras antiguas, como son las centrales térmicas, se deben desmantelar y sustituir por otras plantas de producción energética renovable.

Este es uno de los motivos porque hemos visto diferentes movimientos corporativos en este sector, como adquisiciones o separaciones de negocios. En algunos casos propiciados por inversores activistas.

Elliot Management entró en el accionariado de Evergy y era uno de los defensores de una transformación de la compañía o una posible absorción. Una transformación similar a la realizada por DT Energy, con el spin-off de su negocio de transporte de gas.

La posible operación corporativa de Evergy se presentó con forma de oferta de adquisición. NextEra Energy pagaba 15.000 millones de dólares para la adquisición de la compañía, en noviembre del año 2020. La dirección de la compañía se opuso. Pero Elliot Management declaró que era una opción viable para la transformación de Evergy.

En este contexto, yo compré acciones de la compañía, con la vista puesta en una posible oferta superior. Por otra parte, el downside de la inversión estaba cubierto por los buenos fundamentales del grupo.

Pasaron unos meses después de esta tentativa de adquisición y la dirección de Evergy seguía exponiendo los planes de transformación de la compañía. Una hoja de ruta que me pareció compleja, prolongada en el tiempo y que requería una inyección de capital considerable. En cambio, la posibilidad de una operación corporativa se había difuminado. Por este motivo, deshice la posición.

La resurrección de comScore

Durante este mismo trimestre, adquirí dos empresas pequeñas: Trecora Resources y comScore.

La primera es una empresa petroquímica con una capitalización en torno a los 200 millones de dólares. Durante el 2020 vendió la participación en Amarak, una joint venture localizada en Arabia Saudita para la explotación de minas de cobre, zinc, oro y plata. Esta venta le proporcionó efectivo y cerró en diciembre de 2020 con 55,7 millones de dólares en efectivo. Suficiente para sostener los altos y bajos de sus líneas de negocio, correlacionadas con el precio del gas y el petróleo.

A comScore, en cambio, le otorgo una rentabilidad más elevada. Su historia se remonta en el cenit de la burbuja punto com, cuando Giani Fulgoni fundó un negocio que medía las audiencias de Internet. Entonces, Google todavía era un pequeño actor y había múltiples herramientas (applets) dedicadas a las estadísticas de la web.

comScore se presentó como “plataforma líder de inteligencia de marketing digital” cuando se incorporó en bolsa, en 2007. Como la mayoría de las empresas en fase de crecimiento, contaba con unos cuántos años de historia y todos con pérdidas.

Desde entonces, la compañía pasó por diferentes altibajos. Destacan las adquisiciones de algunas marcas, sobre todo la fusión de comScore con Rentrak, el año 2015. Esta operación permitió la integración de las herramientas de análisis digital con el negocio de Rentrak, enfocado a la industria del entretenimiento (estudio de audiencias de televisión, taquilla y vídeo). A partir de ese momento, comScore se convirtió en competidor de Nielsen, uno de los grandes players internacionales de las estadísticas.

Durante esta misma época el consejero delegado Serge Matta manipuló los estados financieros del grupo, inflando ingresos y beneficios. Más adelante, él y la compañía fueron multados por la SEC. En aquellos momentos, Fulgoni recuperó temporalmente el timón de comScore. Por otra parte, el fondo activista Starboard Value comenzó a intervenir en la compañía. Ejecutó un conjunto de movimientos, que acabaron con la concesión de un préstamo de más de 200 millones de dólares. Además del elevado coste de la deuda, Starboard Value también impuso diferentes condiciones a la empresa que la limitaba desde el punto de vista operativo.

A 31 de diciembre de 2020, comScore era una empresa que ofrecía servicios a cadenas de televisión, distribuidores de cine y plataformas web, para medir audiencias. Algunos de estos actores sufrieron la crisis con contundencia. Y la empresa, no sólo cerró el año con pérdidas (21,3 millones de dólares), sino que los intereses de la deuda sumaban 35,81 millones de dólares.

En este escenario, el movimiento que me llamó la atención fue la emisión de acciones preferentes en favor de Charter Communications, Qurate Retail (antes Liberty Interactive Corp.) y Pine Investor LLC. Esto representó la entrada de 200 millones de dólares, a través de distintas empresas relacionada con el gurú del cable John Malone.

Esta operación de financiación tiene dos vertientes: una de estratégica y la otra financiera. En cuanto la segunda, el grupo de Malone ha utilizado un método cómodo y tradicional para cubrirse los hombros. Han entrado en la compañía, asegurándose el dividendo, y la posibilidad de convertir su inversión en common stock. Por otro lado, los 200 millones de dólares han servido para pagar la deuda senior de Starboard Value. Esto ha liberado a comScore de los intereses de la deuda, y otros condicionantes, como mantener el efectivo bloqueado.

Desde el punto de vista estratégico, tanto Qurate Retail como Charter Communications, son líderes en programación televisiva y telecomunicaciones (cable). A través de estos inversores, comScore puede tener acceso a más clientes, sobre todo en cuanto al cálculo de audiencias televisivas.

Desde el anuncio de la operación de financiación, la política de comunicación de comScore ha consistido en un goteo constante de noticias relacionadas con contratos con diferentes plataformas digitales y redes de televisión. Las plataformas de streaming no tienen necesidad de este tipo de servicio, ya que está integrado directamente en su tecnología. Pero los anunciantes siguen dependiendo de los datos de audiencia de los canales tradicionales, para saber dónde posicionar su publicidad.

Para Nielsen, el entretenimiento es un segmento más en su estructura de ingresos, pero para comScore es uno de los pilares fundamentales de su plan. Teniendo en cuenta la situación financiera actual de la compañía, sus intangibles, y sus socios estratégicos, el potencial de la acción es muy elevado.

Una pequeña nota de satisfacción

He cerrado el primer semestre con unos beneficios más que notables. Es difícil de superar un 20% en un semestre. No pasaba de este umbral desde el año 2013, cuando la cartera ganó un 41,53%.

Pero debo advertir dos cosas importantes: La primera es que no se ha terminado el año. Tenemos seis meses por delante y el precio de los activos financieros están muy altos. No sólo hay pocas oportunidades. Algunos de los activos financieros de cualquier cartera están asentados en barriles de pólvora. Sobre todo si cuentan con un endeudamiento elevado, en comparación con lo que ganan y sus recursos propios.

En la economía se suman incertidumbres, como nuevos brotes de la pandemia, o como se digerirán las reformas económicas que se iniciaron para paliar los efectos económicos del coronavirus. También existe la temida inflación, que se ha convertido en el concepto de moda. ¿Cómo reaccionarán los mercados a las medidas de los bancos centrales para combatir el incremento de precios?

Hay una segundo elemento importante respecto al rendimiento de la cartera Valkyria. Este es el rendimiento de las acciones de Rafael Holdings, que representan más de un 26% de la cartera. Una proporción importante del precio de estas acciones refleja las expectativas de éxito del componente Devimistat. ¿Podría ser un blockbuster?

De momento, los estudios clínicos siguen su curso y las líneas de negocio de esta compañía no tienen ingresos. Exceptuando la rama inmobiliaria. Rafael Holdings ha convertido en Rafael Pharmaceuticals, tiene más adeptos, y el aumento de la cotización ha sido vertiginoso. Pero su producto es un absoluto wannabe. Debemos aceptar que hay una probabilidad de fracaso y esto conduciría a un posterior “efecto decepción” del mercado.

La resta de acciones han aportadó más de un 10% al rendimiento de la cartera. Algunas posiciones como la de The Walt Disney Company las he cerrado con éxito, pero hay otras que se mantienen y los beneficios no están consolidados.

Las presentaciones de resultados del segundo trimestre pueden hacer bailar los números. No espero cerrar el año en pérdidas, pero se mantiene el peligro de reduir algunas ganancias.

Eso si, estoy contento por los rendimientos de la cartera y por eso escribo esta nota de satisfacción. A 30 de junio he superado el escenario más optimista que tenía para el año 2021. La combinación es sencilla: mercados al alza, un poco de suerte, y un poco de trabajo detrás. Y pasármelo bien. Si no fuera así, esto no funcionaría.

Feliz verano!

“Success consists of going from failure to failure without loss of enthusiasm” – Winston Churchill

IAC lanza Vimeo a la bolsa mediante un spin-off

Esta semana me he interesado por la incorporación de Vimeo en bolsa. Se trata del nuevo paso en solitario de una plataforma audiovisual que hasta hace poco formaba parte del conglomerado IAC, liderado por Barry Diller. En el recorrido de este grupo destacan las separaciones de distintas aplicaciones y plataformas, como la cotizada Match.com (Tinder) o el grupo Expedia. Sus éxitos avalan a la nueva plataforma recién estrenada en el parqué, por eso es interesante analizarla.

Antes de leer las presentaciones de Vimeo, era escéptico respecto su modelo porqué lo comparaba con Youtube. Pero la primera se presenta como un Software-as-a-Service (SaaS), en lugar de una red social dónde distribuir y compartir vídeos. La nueva cotizada pone su foco en los creadores y les da las herramientas necesarias para crear y editar. Está dirigida a profesionales, así como también a pequeñas y medianas empresas que quieran comunicarse en un medio audiovisual.

Read More

Jim Cramer resucita el interés por las acciones de Beyond Meat

Beyond Meat está siguiendo el guion para convertirse en un “meme stock”. El televisivo Jim Cramer alimentó el interés por la acción cuando relacionó la compañía con el próximo objetivo de las redes sociales, como Reddit. Ya se está hablando de la masa de accionistas bajistas y de un posible short squeeze. Además de abrir la puerta a posibles futuros rendimientos extraordinarios, como los que experimentaron las acciones de Gamestop y AMC hace unos meses.

Con motivo de la presentación de resultados del primer trimestre, había revisado los estados financieros de Beyond Meat. Hace años que invertí por primera vez en la compañía. Desde entonces he dedicado un optimismo contenido a sus perspectivas de crecimiento. Pero distintos palos a su cotización me hicieron considerar sus planes de convertirse en el líder de las hamburguesas falsas. Pero nadie me había prevenido de la entrada de Jim Cramer en la ecuación.

Read More

La fusión de Warner con Discovery enciende la guerra del streaming

La aventura de WarnerMedia con AT&T está llegando a su final. Hasta ahora una división del grupo telefónico, WarnerMedia es la suma de la plataforma HBO, canales de televisión (CNN, TNT…) además del catálogo cinematográfico del estudio Warner Bros. Esta semana AT&T anunció la desinversión de este conjunto de activos y la posterior fusión con Discovery. La bolsa verá el nacimiento de un nuevo grupo de entretenimiento y un player a tener en cuenta en la guerra de las plataformas de streaming.

AT&T anunció la separación de WarnerMedia, el pasado lunes 17 de mayo de 2021. La operación corporativa implicará un spin-off de los activos de Warner y su fusión con Discovery. Además del catálogo de intangibles de la primera, la nueva cotizada será la propietaria de distintos canales de televisión como Discovery Channel, Food Network o the Oprah Winfrey Network. Los inversores de AT&T se quedarán con la participación mayoritaria, con un 71% del capital.

Read More

Valkyria Marzo 2021: La teoría de la haltera

La cartera Valkyria cerró el primer trimestre del año 2021 con un aumento de un 13,31%, comparado con una subida de un 5,77% del Standard & Poor’s 500 y el incremento de un 6,27% del Ibex-35.

A 31 de marzo de 2021 la cartera de inversiones Valkyria estaba diversificada en distintos sectores de los Estados Unidos y de España. Por volumen de la participación destacan Rafael Holdings (investigación) y Marchex (marketing). Las siguen Cable One (telecomunicaciones), LB Foster (industrial), Beyond Meat (alimentación), Berkshire Hathaway (conglomerado), Evergy (eléctrica), Dawson Geophysical (estudios sísmicos), Miquel y Costas (industrial) y Prog Holdings (alquiler de material de oficina).

Rafael Holdings es la cotizada que registró el mayor rendimiento trimestral (+79,10%), mientras que Prog Holdings fue la peor (-15,89%). Durante este período vendí la participación de Disney. Después de menos de un año en cartera, esta inversión acumuló un 68,5% de beneficios.

También vendí la posición en Consolidated Communications y Levi’s con rendimientos positivos. Por otro lado, adquirí las acciones de LB Foster y Dawson Geophysical. Los detalles de estas dos inversiones las contaré más adelante.

La diversificación de la cartera Valkyria

Los meses de enero y febrero fueron extraordinariamente bien. En el caso específico de la cartera Valkyria destacó la evolución de Rafael Holdings y de Marchex. Su buen comportamiento fue opuesto a otras inversiones como Evergy o Prog Holdings, que siguen estancadas o han seguido un recorrido a la baja.

La cartera Valkyria tiene una distribución (o estrategia) de haltera. Según el Termcat, una haltera es un aparato que se usa para el ejercicio de la halterofilia, y está formado por un número variable de discos unidos por una barra. Pero también es una forma de explicar una distribución de riesgos. La primera vez que leí sobre este modelo fue en el libro “Antifrágil” de Nassim N. Taleb, y cogí prestada la idea.

Según Taleb “el objetivo de la haltera es ilustrar la idea de combinar dos extremos que se mantienen separados evitando el centro” y describe “la doble actitud de buscar la seguridad en algunas áreas y asumir muchos riesgos pequeños en otros, con el fin de conseguir la antifragilidad”.

En el caso específico de la cartera Valkyria, el concepto de la haltera se traduce en la forma de distribuir los activos. Hay dos pesos considerables y contrapuestos por sus distintos niveles de riesgo/beneficio. Clasificados en el extremo de los activos más arriesgados, están Rafael Holdings y Marchex, que sumaban un 25% de la cartera a 31 de marzo. En cambio, un 40% del patrimonio está reservado para el efectivo, en el otro lado. El 35% restante está formado por una cartera de acciones de entre 10-15 empresas, que representarían el eje de conexión.

La inversión en Rafael Holdings

Tengo la impresión que ya he escrito mucho de Rafael Holdings, pero que vale la pena recuperar mi historia con esta inversión. Invertí en la compañía mediante IDT. Rafael fue un spin-off más de la constelación de empresas que había “creado” Howard Jonas. El negocio de esta nueva cotizada eran dos participaciones en laboratorios de investigación, más tres inmuebles.

La incorporación a bolsa de Rafael Holdings fue un verdadero despropósito para los accionistas despistados. Las acciones salieron a 4 dólares, la compañía estaba clasificada como empresa inmobiliaria, su estructura corporativa era difícil de comprender, y se hizo muy poca promoción. Pocas presentaciones y ningún roadshow. Según el libro “On a Roll”, Jonas después de los primeros años de desengaños con el parqué, ha reducido las relaciones con los inversores a la mínima expresión.

Rafael Holdings tuvo unos comienzos discretos, pero a medida que pasaron los trimestres la compañía incorporó más información al mercado. Los inversores empezaron a comprender la evolución de las investigaciones de Rafael Pharma y Lipomedix. Y, en especial, las noticias de los avances del Devimistat en la identificación de células cancerígenas.

Como a la mayoría de cotizadas, el coronavirus afectó a la cotización de Rafael. Esto me dio el escenario perfecto para aumentar la inversión a la compañía. Fue cuando lo clasifiqué de “un ataque a la yugular” y la cartera Valkyria pasó a tener forma de haltera. Desde el verano pasado su cotización se multiplicó por más de dos.

Rafael aumentó la política de comunicación entre los inversores institucionales y también la maquinaria comercial de sus productos. Primero fueron las alianzas para comercializar sus componentes en Japón. Más adelante, el 11 de marzo de este mismo año, la compañía anunció la incorporación de Ameet Mallik, Vice Presidente Ejecutivo de la división de oncología de Novartis, como consejero delegado de Rafael Holdings. Esta incorporación se hizo en sustitución de Howard Jonas, inversor principal, que seguirá en el cargo de presidente del consejo.

Durante el mes de abril se esperan los primeros resultados relacionados con los ensayos clínicos del CPI-613 en 528 participantes. Si salieran favorables, este componente podría convertirse en un estándar en el tratamiento de cánceres específicos. El upside de la inversión depende de la superación de estas metas, por lo que los próximos meses serán muy interesantes.

Los retos de Marchex

Compré Marchex aprovechando la operación de tender offer que hizo la misma compañía con Edenbrook Capital. Las características de sus acciones (poca liquidez, mínimo seguimiento de los analistas) permitieron que su precio se mantuviera por debajo del precio objetivo de la tender offer durante bastante tiempo.

Esto era una joya, ya que estas situaciones son difíciles de encontrar últimamente. La inversión en Marchex era muy atractiva, dadas las condiciones técnicas de la operación corporativa. Pero también era importante el cambio estratégico que estaba ejecutando la empresa, con el objetivo de dar prioridad a su división de Analytics.

Desde entonces, su capitalización aumentó un 40%. El margen de seguridad disminuyó y fue acompañado de una presentación de resultados anuales más bien discreta. Marchex mantuvo las ventas durante el cuarto trimestre, pero sus cifras no fueron nada extraordinarias.

Según Michael Arends, en la transcripción de la última conference call, hay una dedicación muy importante al desarrollo de su catálogo. De hecho, Marchex es una de las principales compañías de su industria y cuenta con 21 clientes del sector de la automoción en Estados Unidos. Pero también le es muy difícil demostrar el valor añadido de sus servicios a los futuros clientes. Hay mucha prueba y error entre los usuarios.

Con los pies en el suelo, ¿cómo le explicas a un director comercial que necesita contratar un asistente digital? Esta plataforma asesorará en directo, durante una conversación telefónica entre el cliente y el comercial. Tendrá la capacidad de reaccionar a palabras clave o, incluso, a las inflexiones de la voz, indicando qué tipos de productos tendrán más probabilidad de éxito de venta.

Un director comercial sabe que este servicio tiene alguna utilidad solo si el ratio de ventas por llamada es mayor. Y esto sólo se consigue realizando pruebas.

Marchex puede aguantar un largo período de trials, ya que mantiene una generosa caja neta. Si esto no es posible y sus servicios no desarrollan todo el potencial, el consejero delegado y también fundador Russell C. Horowitz prometió vender la compañía en un plazo de dos años. Yo espero que sea más pronto y pueda conseguir cumplir todos los retos en solitario.

La cartera Valkyria en escenario post-pandemia

Entre el cuarto trimestre de 2020 y el primer trimestre de 2021 me deshice de todas las inversiones que hice en el escenario de confinamiento y pandemia. Primero vendí PayPal y Danaher. Más adelante, también cerré la inversión en Levi ‘s y The Walt Disney Company. Sólo durante un breve periodo extraordinario habría podido conseguir rendimientos por encima del 50%, en empresas de gran capitalización, que cuentan con un buen negocio.

El razonamiento que hice para la compra de muchas de estas acciones fue: “tendrán la capacidad de sobrevivir y recuperarse”. Pero en el contexto de confinamiento, y sobre todo de pesimismo, no sabía cuándo tardarían en ajustarse los precios. Ni tampoco podía adivinar si la recuperación se traduciría en un aumento de las cotizaciones por encima de los niveles del mes de enero de 2020.

Pasados estos meses, en empresas como Disney, he intentado situarme en el marco mental del momento de la compra. ¿Qué esperaba? Una recuperación. ¿Y qué he conseguido? Esto y mucho más. El espectacular crecimiento de Disney +, acompañado del cambio de estrategia, ha animado el valor. Se ha situado por encima de mis previsiones, teniendo en cuenta que es un gigante con parques cerrados, tiendas que funcionan a medias, y cruceros parados.

No espero que la recuperación de todos los negocios de Disney propicie el aumento de la cotización. Esta ya se animó cuando se anunció la primera vacuna de Pfizer. Por esto, con la idea de que el último euro lo haga otro, vendí las acciones.

Respecto las nuevas incorporaciones, he hecho una búsqueda activa para llenar el vacío que existe entre el las inversiones con más riesgo y el dinero en efectivo. Curiosamente, he terminado en negocios que ni son los más afectados por la crisis del coronavirus (nada de turismo, transportes de personas o restauración), ni trendy (SPAC, vehículos eléctricos…), ni tampoco son las estrellas de la pandemia (pagos online, SaaS…).

Quiero destacar Dawson Geoanalytics. Un pequeño participante en el sector de la exploración energética, que provee de análisis sismológicos a las compañías energéticas. Este sector también acabó chamuscado por el paro de la actividad económica. Como consecuencia, se ha vuelto más conservadora y sus empresas están priorizando el rendimiento de los activos, por sobre el crecimiento. Dawson está trabajando con los equipos mínimos y cuenta con un colchón financiero, mientras espera que el aumento del precio del petróleo anime la actividad del sector para los próximos trimestres.

He sumado también LB Foster. Una empresa que diseña, manufactura y comercializa complementos para la industria ferroviaria. Es una smallcap que capitaliza 200 millones de dólares y compite con grupos con más recursos como Wabtec. La voluntad de sus directores es concentrarse en el core business y abandonar otras actividades dónde entro mediante adquisiciones que pagó muy caras.

Comentario sobre los mercados financieros y las famosas SPACs

Respecto la bolsa en general, he visto más movimiento de lo habitual y en todo tipo de activos. Amigos y conocidos me han preguntado por el fenómeno Gamestop, pero a mí me ha llamado más la atención la alud de salidas a bolsa. Las incorporaciones se han ejecutado a través de la fusión de las tradicionales blank-check companies con empresas privadas. Hace unos años estas sociedades, conocidas como SPACs, tenían un perfil más bien discreto. Pero últimamente han adquirido un mayor protagonismo y se ha creado una extraña sinergia entre emprendedores e inversores institucionales.

Los emprendedores han encontrado la vía directa para incorporar su startup a la bolsa, sin la necesidad de poner en marcha toda la maquinaria legal y financiera que requiere una Oferta Pública de Venta (OPV). Los inversores institucionales, por otro lado, tienen una nueva fórmula para canalizar el inmenso flujo de dinero que tienen para invertir.

Las dudas que tengo respecto a estas salidas están relacionadas con la fase donde se encuentran estos modelos de negocio y sus valoraciones. Cuánto más altas sean, mejor. El precio de estas salidas afecta a las comisiones que se llevan los promotores de las SPACs y los banqueros que aportan una parte de la financiación. Por otra parte, la valoración de las empresas que salen está ligada a las previsiones de los ingresos y el EBITDA que registrarán dentro de dos o tres años. Ya que es imposible obtener un valor de la actividad actual.

La mayoría todavía tiene que lanzar al mercado todos sus productos y difícilmente han superado la fase de break even. Pero están en sectores de moda, como vehículos eléctricos, baterías o cohetes, y esto aporta el plus de interés para atraer a otros inversores.

La más espléndida de estas SPACs fue la incorporación del grupo de coches eléctricos de lujo Lucid Motors. Valorada en 11.500 millones de dólares, esta compañía quiere ser la próxima Tesla. Todavía no ha lanzado ningún vehículo al mercado, pero ya se ha otorgado la etiqueta de la auténtica marca de coches de lujo. Los promotores consiguieron cobrarse el porcentaje de comisión por esta valoración, pero el mercado ya ha ajustado el precio de las acciones a la mitad.

The Beachbody Company, en cambio, es la más divertida. Se trata de un negocio que agrupa las actividades que estuvieron de moda durante el momento álgido de la pandemia: Netflix, Peloton, Wellness… Bajo un mismo paraguas, esta empresa vende máquinas de hacer ejercicio, ofrece vídeos de ejercicios en streaming y, para acabarlo de redondear, también comercializa productos energéticos. Poca broma, los ingresos previstos para 2021 son de 3,7 millones de dólares y la valoración de la compañía fue de 2.900 millones de dólares.

Muchas de estas compañías no han superado la fase de startup. Es posible que no hayan hecho ni el primer cliente. En otras circunstancias estarían en rondas de financiación, obligadas a dar explicaciones a inversores especializados, que les requerirían la máxima información posible y les ajustarían también la valoración. En cambio, ahora han conseguido salir a la bolsa, y multiplicar el valor de un modelo que le falta tiempo para madurar.

¿Habrá fracasos entre estas aventuras? Segurísimo. Desde un punto de vista pragmático, no se puede inundar todo el mercado de baterías eléctricas, ni llenar el espacio de satélites. ¿A cuántos planetas queremos proveer de wifi dese el cielo?

El fracaso de estas aventuras no será anecdótico. Hay fondos de inversión en estas compañías, y si hay algún desastre, estos sufrirán también. Lo que me da más miedo es el efecto arrastre que pueda provocar. La bolsa es altamente contagiosa. Hay que estar alerta!

Por un clavo se perdió una herradura,

Por una herradura se perdió el caballo,

Por un caballo se perdió el caballero,

Por un caballero se perdió la batalla,

Por una batalla se perdió el reino.

Copyright © 2014. Created by Meks. Powered by WordPress.