La estructura de la producción según la Economía Austriaca

El libro “The Structure of Production” recoge las teorías de las fases de la cadena de producción de la Economía Austriaca. El economista Mark Skousen analiza la estructura de los procesos productivos y la utiliza para criticar las políticas neoliberales. Mientras que los seguidores del Keynesianismo siempre han priorizado la demanda, los austriacos analizan las características de la oferta. Este libro es más que teoría, para los analistas es el primer paso para entender la expansión y contracción de los ciclos económicos.

Cada cadena de producción está dividida por fases, según el tipo de proceso y el momento que se ejecuta en el tiempo de vida del producto. Desde la materia prima hasta su venta. Cada fase tiene una duración determinada y aporta un valor añadido a la cadena.

Según Skousen, comparar en igualdad de condiciones las características de una fase y otra es un error donde caen los economistas. La fase inicial de un proceso no tiene nada que ver con cuando el producto terminado se vende en la tienda. Por ejemplo, en las fases iniciales se requieren cantidades elevadas de inversión, la incertidumbre es más alta y los períodos de ejecución son más largos. En la práctica, montar un aserradero es más costoso que hacer de carpintero, en cambio los dos forman parte de la misma cadena.

En el libro también se introduce el concepto del roundabout. Es un concepto popularizado por el economista Eugen von Böhm-Bawerk, que también encontramos en otras publicaciones como en “The Dao of Capital” de Mark Spitznagel.

Detrás de este nombre tan pomposo se esconde una idea fundamental: la fabricación de cualquier producto es compleja. Desde una barra de pan hasta la fabricación de un microprocesador para instalar en una placa base. Sin “máquinas accesorias”, es imposible construir estos objetos. Sin un molino, no hay harina. Sin un soldador, no hay un circuito integrado.

La construcción de bienes complementarios permite participar en la producción de otros objetos. De aquí sale la idea de roundaboutness; para llegar a un sitio, primero tienes que dar antes una pequeña vuelta.

Cada fase aporta su valor añadido al producto acabado. Por esta razón, Skousen es partidario del Gross Output como un método de cálculo alternativo de la economía. Mientras que el Producto Interior Bruto (PIB) solo tiene en cuenta el valor de los productos y servicios acabados, Gross Output mide toda la actividad económica.

   
La economía austriaca contra Keynes

Siguiendo la línea austriaca, el libro es un ataque a las políticas neoliberales. ¿Por qué los gobiernos deben incentivar la demanda? ¿Por qué quieren que el consumidor “haga gasto”?

El ahorro está mal visto en la línea Keynesianista. En cambio, los seguidores de Hayek y Von Mises consideran que no sólo hay ahorradores. También hay trabajadores e inversores. O pueden ser todos los perfiles a la vez. Y no sólo deben consumir, también pueden invertir.

Una gran proporción de los ahorros encuentran su vía de escape mediante la inversión en empresas y nuevos proyectos. El problema es cuando los reguladores manipulan la economía, mediante la modificación de los tipos de interés. Los austriacos aburren estas modificaciones, que distancian las variables económicas de los equilibrios naturales del mercado.

Estas políticas alimentan la “sobreinversión” de los ahorros, que se traduce en el aumento de la capacidad de diferentes sectores, que son atractivos cuando los tipos de interés están modificados. En la cadena de la producción, esto representa que hay más inversiones en las fases iniciales, donde se necesita más capital y periodos de tiempo más largos.

El problema es cuando se reconducen las variables económicas a su estado natural. Cuando aumentan los tipos de interés, por ejemplo. Entonces aquellas inversiones que antes parecían beneficiosas ahora dejan de serlo. Y muchos emprendedores que antes contaban beneficios, ahora deben retirarse. Esto se traduce con una contracción del ciclo. Cuanto más intervenida está una economía, más largos y contundentes son los cambios de cada ciclo.

Como todos los libros de teoría económica, “The Structure of Production” es un hueso duro de roer. Sin embargo, lo considero imprescindible para ampliar la base de aquel inversor que quiera entender las dinámicas de los entornos económicos. Dicho esto, no está demás haber leído algo de literatura de la misma Escuela Económica. La introducción de Mark Spitznagel, per ejemplo, es fantástica.

 

This post is also available in: Catalán

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Copyright © 2014. Created by Meks. Powered by WordPress.