Libros recomendados del 2019 sobre finanzas y otros temas

Como es habitual, cuando termina el año me gusta compartir algunos títulos de libros con vosotros. Son las publicaciones que me han divertido, me han abierto la curiosidad y he podido aplicar algunas de sus doctrinas. No es material acabado de publicarse, sino una selección de los mejores libros que he leído, sin seguir un criterio estricto. Sólo escojo lo que creo que me puede gustar.

La lista de libros del año 2019 es larga. Es una mezcla de material, dónde encontraréis de todo: biografías, libros de economía, autoayuda y divulgación científica. Lo único que no encontraréis es ficción, pero os puedo decir que el libro “Fungus: El rey de los Pirineos” de Albert Sánchez Piñol es un cuento fantástico. Por otro lado, aquí tenéis el resto de títulos:

“Caos. La creación de una ciencia” de James Gleick

Dices “Teoría del Caos” y te vienen a la cabeza imágenes de mariposas y de dinosauros. El famoso “efecto mariposa” ha servido de guión para películas y escritos de ficción. Por otro lado, en “Jurassic Park” el profesor Ian Malcolm, interpretado por Jeff Goldblum, era el experto matemático que conocía el origen del cao. Servía también de excusa para justificar el despliegue de dinosauros, por todo el parque, durante una hora de proyección.

James Gleick, autor especializado en divulgación científica, se adentra en esta materia que ha despertado la imaginación de muchos autores. Pero, en cambio, no es fácil de explicar.

La “teoría del caos” es una ciencia que nace de diferentes disciplinas, con el intento de encontrar sentido a preguntas sobre fenómenos de nuestra vida cotidiana: ¿Por qué podemos conocer la predicción meteorológica de este fin de semana, pero no la del mes próximo? ¿Por qué una persona sana, puede sufrir un infarto de un día para otro?

Como esta materia, “Caos. La creación de una ciencia” exótico y, a veces difícil de seguir. Pero, con otras palabras, la explicación de sucesión de hechos que terminan en caos, es un tema de estudio que ha atraído desde hace años a científicos, historiadores o también a poetas.

“Merger Masters. Tales of Arbitrage” de Kate Welling i Mario Gabelli

“Merger Masters” es una recopilación de entrevistas a gestores de inversiones que se dedican a arbitrar o al arbitraje. El atractivo del libro es que lo firma Mario Gabelli, uno de los inversores más destacados de este sector. El engaño recae en que detrás de Gabelli, la escritora es Kate Welling, quien después de entrevistar a diferentes especialistas, ha escrito su perfil profesional y sus métodos.

A pesar de este pequeño truco publicitario, el libro sigue manteniendo su interés. El arbitraje es un método de inversión poco cubierto por la literatura especializada y, también, en las aulas. En quince años en el sector de las finanzas, sólo había estudiado situaciones de arbitraje mediante operaciones con derivados. Y, la verdad, eran sofisticadas y muy difíciles de ejecutar por un particular. Las inversiones iniciales de los casos hipotéticos eran siempre superiores a millones de euros, para ganar algo.

Quizás el secretismo es una de las características de esta disciplina. La información es un activo indiscutible para el éxito de todas las operaciones. Otro atractivo es la no correlación con la evolución de los mercados.

Las situaciones que son el origen de una operación de arbitraje, como las adquisiciones empresariales, tienen sus riesgos y sus modelos de valoración. No tienen nada que ver con otros métodos como el value investing. No importa si la bolsa sube o baja, las acciones víctimas de una operación financiera seguirán su propio curso. Sin preocuparse de los caprichos de los mercados.

Como en algunos casos he comentado, tanto Benjamin Graham como Warren Buffett escribieron sobre algunas operaciones de arbitraje con diferentes niveles de sofisticación. Ha quedado desapercibido para muchos inversores que un porcentaje de su portfolio se dedicaba a estas empresas. Pero ninguno de ellos se habían adentrado en materia como lo han hecho Gabelli y Welling en este libro.

“The Power of Habit” de Charles Duhigg

Este es uno de los títulos de autoayuda que no me habría comprado, si no lo hubieran recomendado en la pàgina web multidisciplinaria Farnam Street. Dicho esto, considero que es un libro útil, con algunas páginas de sobra de contenido.

Un hábito es aquel proceso que se repite en el tiempo y se ejecuta automáticamente. Los hay que tienen consecuencias buenas, como lavarse los dientes antes de acostarse o abrocharse los zapatos, y los que son nocivos como fumar.

Según el escrito de Duhigg, los científicos han descubierto que el cerebro tiene la capacidad de almacenar estos procesos de una forma específica. Esto hace que en un contexto determinado, nuestro cerebro se pone en modo automático y ejecuta una secuencia que conoce a la perfección.

Si sabemos cómo se desarrollan los hábitos, podremos encontrar la vía para cambiar el modo de comportamiento. “The Power of Habit” nos explica la fórmula que hay que poner en práctica. Todo comienza por identificar la señal que nos conduce a tomar un café cada mañana, o a cerrar tres veces el despertador antes de levantarnos de la cama.

“Elon Musk. El empresario que anticipa el futuro” de Ashlee Vance

No lo voy a negar, Elon Musk me provoca emociones antagónicas. Para los que aún no hayan oído hablar de este emprendedor, recomiendo que busquen este nombre en Internet e inmediatamente se lean este libro. Es imposible quedarte con la última parte del personaje: el que sale en las noticias vendiendo coches Tesla, envía cohetes al espacio y que provoca a la comunidad financiera.

Ashlee Vance considera que es difícil clasificar a Elon Musk junto a otros emprendedores como el fundador de Facebook o los creadores de Google. La misión de Musk con su compañía SpaceX tiene como objetivo enviar al hombre a Marte. El objetivo de otros emprendedores de Internet es que las personas intercambien fotos a través de Instagram y vean anuncios. Ni punto de comparación.

Es difícil sacarle mérito a una persona que, tras convertirse en millonario con la venta de su primera empresa, siguió emprendiendo con proyectos imposibles. Creó X.com, un mercado de productos financieros que posteriormente se fusionaría con PayPal. Esta sería una de las empresas que tendría la mejor cantera de genios y emprendedores entre los que figuraba Peter Thiel o Reid Hoffman, fundador de Linkedin.

Pero con la fama que le ha reportado Tesla, el fabricante de coches eléctricos de lujo, y el constructor de cohetes SpaceX también han salido a la superficie las debilidades y manías del emprendedor. Según el libro, se trata de una persona maniática, detallista y que necesita de los demás para alcanzar sus objetivos, pero que no tendrá ningún manía en sustituirlos si no coinciden con él.

No es la primera de las biografías de un genio de estas características. El siguiente también tenía sus manías…

“Walt Disney. The triumph of the american imagination” de Neil Gabler

Comparado con Musk, Disney tampoco se quedó corto cuando se trataba de conseguir sus objetivos. Gabler considera que Walter Elias Disney fue el principal transformador de la cultura occidental del siglo XX. En el mundo del cine, así como en la industria de la diversión de masas, metió baza. Además de dejar un proyecto inacabado: las ciudades del futuro.

Quiero avisar que hay una especie de misterio que envuelve las editoriales en relación con la vida de Walt Disney. La mayoría de biografías están edulcoradas, así como también los libros que explican la evolución del imperio Disney después de su muerte. Así como también las publicaciones que hablan de la empresa. Todo son trucos publicitarios, como encontré en “Inside the Disney Marketing Machine” de Lorraine Santoli. Dónde difícilmente leeremos alguna crítica sobre la compañía.

Las diferentes críticas del libro de Neil Gabler destacaban la sinceridad como describía el personaje. Desde todos los puntos de vista.

Disney no lo tuvo fácil. Superó una infancia marcada por los cambios de residencia y su relación con su padre. Para él, trabajaba largas horas repartiendo diarios, sin importar cuáles eran las condiciones. La fama de Walt no llegó hasta después de cerrar dos estudios de animación y gracias a las peripecias de un pequeño ratón llamado Mickey. Este pasaría a ser un símbolo de sus estudios, pero también de la animación y de la cultura cinematográfica.

A través de los estudios Disney, Walt fue un pionero. Fue el primero en sincronizar música, sonidos e imagen en el filme “Steambot Willie”. El primero en utilizar el Technicolor en el cuento de “Los tres cerditos”. “Blanca Nieves” fue el primer largometraje animado y llevado a las salas de cine. Para hacer más real sus dibujos, los artistas de la empresa iban a clases nocturnas de dibujo. El estreno de “Fantasía” significó la primera animación con música clásica de banda sonora e hilo argumental.

Los parques temáticos fueron la culminación de uno de sus sueños: un lugar cerrado en sí mismo donde fuera imposible para el público evadirse de la fantasía. Esta todavía es una norma que se mantiene y se observa en detalles como que una colilla no puede aguantar más de 20 segundos en el suelo.

 “Shoe Dog / Nunca te pares” de Phil Knight (fundador de Nike)

¿Aún no sabes quién es el fundador de Nike? Hasta que no leí “Shoe Dog”, desconocía Phil Knight, el fundador de una de las marcas más famosas de calzados del mundo. Su autobiografía me enganchó horas y horas. Es una novela fresca, donde el mismo Knight expresa sin pelos en la lengua como un grupo de inadaptados terminaron marcando la tendencia del deporte en el mundo occidental.

Nike comenzó como “Blue Ribbon”, una pequeña empresa que distribuía la marca japonesa Tiger (Asics) en Estados Unidos. Ubicada en el estado de Oregon, un lugar que según el mismo Knight es un “lugar de paso”. Aprovechó el boom de Japón de post-guerra, para poner en práctica lo que comenzó como un trabajo de fin de carrera.

La historia de Blue Ribbon pasó por varios obstáculos, sobre todo con sus aliados japoneses. Pero como repite Knight una y otro: “Una montaña se empieza construyendo piedrecitas”. La filosofía empresarial de Nike, desde sus inicios, se refleja en la atención absoluta en la perfección del producto. Donde la investigación y desarrollo, son elementos tan importantes como el esfuerzo de las ventas.

En esta amalgama hay momentos de todo, la historia de Knight es la historia de Nike, y viceversa. Tiene momentos para hablar de sus aspiraciones de juventud, así como de sus reflexiones relacionadas con su vida en pareja o la triste muerte de uno de sus hijos. De todos los títulos de este año, probablemente es lo que más me ha sorprendido y, al mismo tiempo, me ha gustado.

“Bad Blood: Secrets and Lies in a Silicon Valley Startup” de John Carreyrou

Esto es una historia real sobre una estafa, de la A a la Z. Orquestada en un sector de moda, Elizabeth Holmes puso en marcha una startup con la propuesta de lanzar al mercado una máquina de diagnóstico de miles de diferentes pruebas, a partir de una pequeña muestra de sangre. Después de millones de dólares inyectados en esta nueva empresa, el producto de Holmes no superaba el 10% de su objetivo, con el perjuicio de estar vendiendo un producto relacionado con la salud y el bienestar humano que no funcionaba.

John Carreyrou siguió la historia en primera persona, como periodista del Wall Street Journal. El primer rotativo que desveló el engaño. Aunque este, como otras revistas, habían dado publicidad a la startup de Holmes. Ésta, junto con su pareja Sunny Balwani, habían orquestado Theranos y la vía para conseguir financiación y fama con un producto que presentaba muchos errores.

El producto, teóricamente, debía tomar la muestra de sangre y con esta poder hacer cientos de diagnósticos, que eran enviados a la centralita Theranos. Sin embargo, la realidad era que el funcionamiento de la máquina, a pesar de su apariencia futurista similar a un iPad, era el de una tostadora. Estaba pensada para parecer high-tech, pero se atascaba y los diagnósticos se debían realizar in-house y con máquinas rudimentarias de otras empresas tecnológicas como Siemens.

La imagen corporativa de Holmes, el atractivo del sector y el secretismo de cómo se había desarrollado la empresa, fueron algunas de las características que alimentaron la estafa. No es la primera, y seguro que tampoco la última vez, que un visionario consigue iluminar las pupilas de miles de personas, y sobre todo con la posibilidad de llenar su cartera.

 

This post is also available in: Catalán

Copyright © 2014. Created by Meks. Powered by WordPress.