Spin-off de Fox Corporation, Rupert Murdoch en estado puro

Disney cerró la esperada fusión con la 21th Century Fox durante el mes de marzo de este mismo año. La unión del primer con el tercero estudio más grande de Hollywood. La travesía hasta aquí ha sido larga, y ha dejado antiguos combatientes atrás como a Comcast, que también quería hacerse con un pedazo del imperio de Rupert Murdoch. La operación ha cambiado los cromos del mapa de las comunicaciones y, sin entrar en la estrategia de los gigantes, me quedaré mirando lo que queda: la Fox Corporation.

Fruto de una decisión judicial, todos los accionistas de la antigua 21th Century Fox recibieron los nuevos títulos de Fox Corporation, el 19 de marzo. La misma noche, Disney compró las acciones del estudio y por la mañana los inversores pasaron a ser propietarios de los dos conglomerados de la comunicación. Aunque la estructura empresarial ha cambiado ligeramente y Fox Corporation es ahora un negocio más pequeño.

La “nueva Fox” sigue capitaneada por el clan Murdoch. Rupert Murdoch es el co-chairman y Lachlan Murdoch (el hijo) el CEO. Las actividades de la compañía se dividen en la división de cable, la televisión y los estudios de Hollywood.

Las actividades de Fox Corporation

La Fox Broadcasting Company es la propietaria de las emisoras de televisión, así como de toda su programación. Los Simpson se mantienen en antena. En el pack, también están los estudios físicos dónde se seguirán gravando películas. Por otro lado, la compañía también gestiona los canales de cable de más audiencia Fox News, Fox Business y Fox Sports. No solo se trata de la arma económica del imperio Murdoch, también su voz.

La propuesta inicial de adquisición de Disney encendió las alarmas de los reguladores de Estados Unidos. Esta es la propietaria de ESPN, el canal de deportes de la televisión por cable con más audiencia del país. Cuenta con más de 85 millones de suscripciones y, como se trata de un factor de atracción para contratar packs de contenidos, es el canal más caro por los operadores que lo quieren integrar en su oferta.

La fusión con Fox habría supuesto unir la ESPN con la cuota de mercado que ya tienen Fox Sports 1 y Fox Sports 2. Esto habría podido crear una situación de monopolio, que los gigantes podrían haber aprovechado para incrementar el coste del producto. Por este motivo, la decisión fue separar estos activos con un spin-off llamado Fox Corporation, que cuenta con los canales de cable más competitivos. En una industria que ya dispone con excelentes márgenes de explotación. Para comprobarlo, podéis dar un vistazo a los rendimientos de otras empresas de deportes como Madison Square Garden.

No tan esplendidos son los resultados de la televisión y su crecimiento. Se trata de un negocio que depende de los ingresos de los anunciantes y son cíclicos. Además, las televisiones de la Fox no reciben la comisión (carriage fee) de los operadores (para más información, leer como funciona el modelo de televisión por cable), sino que ceden su señal para que se retransmita a través de los canales de cable. Así incrementan audiencia, pero no tienen un impacto directo en su cuenta de resultados.

Este mix de negocios, junto con los ingresos de los estudios cinematográficos, hacen de esta nueva empresa una inversión a tener en cuenta. Desgraciadamente, el atractivo como spin-off se ha reducido por la expectación que ha generado la operación de la Disney. Hace mucho tiempo que se habla y, el sector por sí mismo, ya tiene un glamour que no tienen otras empresas. Los inversores lo han seguido y es difícil que esté infravalorada. Menos cobertura han tenido las operaciones que ha ejecutado Honeywell en los últimos años. Aún así, sigue tratándose de un buen negocio en manos del empresario que lo ha hecho crecer (opiniones políticas aparte).

This post is also available in: Catalán

Copyright © 2014. Created by Meks. Powered by WordPress.