Netflix y todo lo que esconden sus beneficios

El cierre del tercer trimestre vuelve a poner en marcha la época desenfrenada de presentación de resultados de las empresas cotizadas. Las primeras en hacerlo son las empresas con mayor capitalización bursátil. Los resultados de Netflix, presentados el martes 16 de octubre, fueron de escándalo. 1.077 millones de dólares de beneficio, multiplicando por tres los resultados del mismo período del año pasado. Así empezaban la noticia los medios de comunicación.

Dándole un vistazo rápido a los resultados presentados por la compañía a la SEC, el analista más vago se dará cuenta que hay una cosa que no cuadra. Los resultados contables de Netflix, hasta el 30 de septiembre de 2018, fueron 1.077 millones de dólares. Pero los flujos de efectivo derivados de sus actividades de explotación fueron negativos hasta perder 1.445 millones de dólares!

Tanto este año, como el anterior, y desde el 2015, que Netflix pierde dinero de caja, a pesar de presentar beneficios. Las cuentas corrientes no se quedan a cero porque la compañía se está endeudando más y más a través de la emisión de renta fija. El endeudamiento durante los últimos nueve meses suma 1.900 millones de dólares.

Si durante esta semana los analistas han sido suficientemente espabilados en ver todos los defectos de la caída de los supermercados Dia, nadie ha avisado de la situación de Netflix.

La diferencia entre los resultados contables de Netflix y los flujos de efectivo se encuentra en los “Additions to streaming content assets”. Sin entrar en el detalle de esta partida, sólo indicar que se trata de los gastos en producir los contenidos de la plataforma. En lugar de considerar la producción de series como un coste contable, se transforma en un beneficio en el estado de pérdidas y ganancias.

De esta forma el catálogo de series se convierte en un activo del balance. Pero, también, sirve para aliviar las pérdidas o, en este caso, convertirlas en un beneficio extraordinario.

Netflix ha apostado muy fuerte por el contenido y sus gastos representan un alto porcentaje de sus ventas. Durante este año ya ha gastado 9.259 millones de dólares, un 80% de las ventas. No es la única compañía del sector que está invirtiendo en su catálogo y por esta razón hemos visto adquisiciones sonadas en la industria del entretenimiento como la compra de Disney de Marvel o Lucasfilm, o la última lucha para quedarse con los activos de la Fox.

Sin embargo, según los datos, las pérdidas de Netflix son la consecuencia de la inversión en contenidos. Por esta razón sólo hay dos maneras de salvar esta situación: o aumenta el número de suscriptores o disminuye la producción de contenidos.

Desde mi punto de vista me cuesta creer que los gastos de producción bajarán. Tampoco me creo que sean un activo, sino un gasto corriente, tal como explican los cash flows. Si es un activo, ¿qué rentabilidad a largo plazo da la producción de una serie si no es a través de la plataforma Netflix? Quizás podrán vender posteriormente los derechos a otras televisiones, ¿pero su valor será tan elevado?

Hay inversiones en activos que me parecen más verosímiles. Por ejemplo, cuando una empresa de cable invierte en nuevas infraestructuras, estas sirven para expandirse en un nuevo territorio y adquirir una nueva base de suscriptores. A largo plazo, estas infraestructuras sirven para que los usuarios sigan pegados a la compañía de cable.

Producir una nueva serie como “House of Cards” – ahora mismo no tanto nueva – atrajo suscriptores a Netflix en su momento, y la hizo más atractiva que sus competidores. Más adelante, puede que haya toda una tanda de nueva audiencia que querrá pagar Netflix para ver esta serie, pero la base de antiguos usuarios necesitará nuevos productos (nuevos activos). Y, por tanto, deberán pagarlos para contentarlos.

Toda esta reflexión no importa mucho, ya que la compañía forma parte del elitista grupo FAANG (Facebook, Apple, Amazon, Netflix y Google) y el mercado está enamorado de ellos. Es posible que Netflix consiga cuadrar la caja con los resultados, si su crecimiento no se frena y el aumento de suscriptores es suficiente para mantener sus inversiones. Sino, la caída de sus acciones será tremenda.

This post is also available in: Catalán

Copyright © 2014. Created by Meks. Powered by WordPress.