Zedge, ¿barra libre para los directores de la tecnológica?

Zedge presenta un mal trimestre y pierde 370 mil dólares, a pesar de mejorar en términos de facturación. Uno de los motivos principales de sus malos resultados es el aumento de salarios, los bonus y las compensaciones en forma de acciones a los directores y otros empleados. Estos se han llevado la mejor parte del pastel, mientras que al accionista le queda por pagar 4 céntimos de pérdidas por acción.

La plataforma de contenido para móviles Zedge fue una de las últimas propuestas de inversión, después de su división del grupo IDT. Para esta idea ya había contemplada una lista de peros y contras.

Entre los factores determinantes se encontraba la situación financiera de Zedge; saneada sin casi deuda. Después de unos meses de cotización, ha rebajado su capitalización hasta los 20 millones de dólares, pero sigue conservando el potencial de una startup. Su objetivo inmediato es acumular usuarios y obtener el mejor rendimiento, en términos de ARPU.

La disminución de la popularidad y los conflictos para vender a través de iTunes, la plataforma de Apple, se contaban entre las principales debilidades. No obstante, la larga sombra de Howard Jonas, magnate de las comunicaciones y principal accionista de IDT, potenciaba el interés por este spin-off.

Compensaciones de los directores de Zedge

Los ingresos de Zedge han incrementado gradualmente los últimos trimestres. Aunque continúan por debajo de los niveles de hace un año. Entre noviembre de 2016 y enero de 2017 – un trimestre fiscal en este negocio – se facturaron 2,6 millones de euros, un 30% menos que el mismo período de 2015-16.

En cambio, a pesar de la exagerada reducción de la facturación, la partida de gastos ha aumentado hasta los 2,3 millones de dólares. Un 30% respecto el año pasado y un 95% de las ventas!

El siguiente cuadro corresponde al estado de pérdidas y ganancias de los resultados financieros a 31 de enero:

Resultados Financieros del Segundo Trimestre de ZedgeLas economías de escala son una de las principales ventajas competitivas de un desarrollador de software como Zedge. Su crecimiento está vinculado directamente al margen de explotación. Cuánto más altas son sus ventas, menores son sus gastos administrativos, proporcionalmente. Así el margen es más alto.

En el caso de Zedge, el margen de explotación negativo es una bandera roja de su contabilidad.

La empresa explica esta situación en la discusión de los resultados. Según esta, de los 2,3 millones de dólares del apartado de “Selling, geneeral and administrative”, el gran aumento es debido a la incorporación de personal y a los gastos derivados de los salarios, compensaciones y sus impuestos. Y, lo que me preocupa, un total de 117 mil dólares de compensación relacionada con un unvested stock-based compensation aprobado en Junta General de Accionistas.

Según el documento Proxy de Zedge, la empresa aprobó un plan de compensación a los empleados, basado en acciones. Se trata de una decisión coherente dada la fase del negocio de Zedge. Un plan de emisión de opciones de compra para trabajadores es una forma de retener el talento en la empresa. A la vez, sus decisiones deberían estar alineada con las necesidades de los accionistas.

Plan de Opciones de Compra para los Trabajadores de Zedge

Lo que no queda claro del plan de compensación es su letra pequeña. Los beneficiarios obtienen opciones de compra a un precio de ejercicio medio de 0,92 céntimos. Con la cotización actual de 3,2 dólares, la plusvalía que podrían obtener es extraordinaria. Pero este no es el trato completo.

En la letra pequeña del proxy se especifica que los empleados que entren en el plan, obtendrán su compensación en acciones, siempre y cuando Zedge capitalice por encima de los 40 millones de dólares. Si está por debajo, el beneficiario recibirá acciones y una compensación en cash por la diferencia, entre la capitalización actual y los 40 millones de dólares.

En resumen, esta condición garantiza una retribución mínima.

La idea original de la emisión de opciones para empleados, sobre todo en el sector tecnológico, era asegurar un compromiso. No sólo son trabajadores, sino también accionistas, que se pueden llevar un buen bonus si la acción se revaloriza.

En Zedge los empleados no tienen que sufrir por si cae la acción de su empresa. El plan de compensaciones cubre este riesgo, pagando el diferencial en cash. Por lo tanto, no estaríamos hablando de un incentivo, sino que es un salario encubierto que va a cuenta del accionista. Se a través de costes o con la dilución de las acciones.

No es la primera vez que las compensaciones y los salarios huelen a chamusquina. En la última conference call de Zedge Dylan Adelman, de Global Platinum Securities, mencionó el concepto de tener “the skin in the game” a sus ejecutivos principales. En el año 2015, Tom Arnoy (CEO y Fundador) y Johanthan Reich (CFO) cobraron 990.000 y 99.000 dólares, respectivamente. De este dinero, ni uno se hizo en participaciones de la empresa.

El 2016 fue más equitativo, entre los dos directivos. Arnoy se cobró 596.209 dólares, mientras que Reich 394.500 dólares, representando un 10% de los costes de administración anuales. De estas remuneraciones, ninguna se hizo en forma de acciones o con otro tipo de participación en Zedge.

En cambio, Howard Jonas si que le interesa la inversión y durante los últimos meses ha ido sumando acciones. Según mis cálculos, un total de 366.626 títulos y dobla su participación inicial. Por otro lado, su hijo Michael Jonas acumula una inversión de un 19% y demuestran que esta familia si que tiene the skin in the game.

This post is also available in: Catalán

Copyright © 2014. Created by Meks. Powered by WordPress.