Cable One crece con la adquisición de NewWave Communications

Hasta el 18 de enero, Cable One era una de las pocas televisiones por cable cotizada que tenía todos los números para ser adquirida. Contra todo pronóstico, anunció la compra de su competidor NewWave Communications por 735 millones de dólares, la decimonovena televisión por cable de los Estados Unidos.

La aparición de Cable One en bolsa fue fruto de la reestructuración de Graham Holdings Corporation. Además de las estaciones de televisión, el negocio del cable era el segmento más lucrativo de este grupo también propietario del Washington Post. Su separación, en el mes de junio de 2015, ofrecía una oportunidad de inversión única, además de abrir distintas opciones para la empresa independizada.

En aquellos momentos era la undécima televisión por cable de los Estados Unidos. La antigua filial de la familia Graham tenía que competir con los pesos pesados del sector como Comcast, Charter Communications o Cox Communications. Todas ellas mejor diversificadas geográficamente y con más recursos para negociar con los distribuidores de contenidos, o presionar en cuestiones de leyes federales de comunicaciones.

Frente este escenario, el futuro más probable para Cable One era una posible compra. A pesar de estar establecida en áreas rurales, dónde otras empresas norte americanas no tiene presencia, un grupo holandés como Altice era el que sonaba en todas las apuestas. Una posible adquisición de esta multinacional sería la vía más rápida para construir su red en Estados Unidos y avanzar en el ranking del sector; dónde la dimensión realmente importa.

Dudas y respuestas sobre NewWave

Según el nuevo comunicado, la compra de NewWave Communications aportará a Cable One un negocio de servicios integrados de voz, vídeo y datos de alta velocidad, con 428.000 de hogares conectado. Y más de 214.000 unidades residenciales y 31.000 empresas. Geográficamente, también localizada en zonas rurales como Cable One, en este caso en los estados de Arkansas, Illinois, Indiana, Louisiana, Mississippi, Missouri y Texas.

Desde un punto de vista lógico, esta adquisición responde a unas necesidades de dimensión, como demuestran las continuas operaciones corporativas de los competidores de este mercado. Como la última fusión de Charter Communications con Time Warner Cable.

Se trata de integraciones horizontales, donde la palabra “sinergia” no se hace tan extraña como en otras adquisiciones esotéricas. La presentación de la misma empresa identifica que se podrán aprovechar de una reducción en los costes de programación, podrán ahorrar en su operativa y en gastos corporativos.

Cable One Cotización
Lo que llama la atención de la adquisición de NewWave son sus parámetros. Cable One pagará en efectivo 735 millones de dólares, de estos 650 los deberá financiar con la emisión de deuda. Desde su spin-off, la empresa de televisión por cable se ha sustentado en un alto porcentaje de deuda, con Graham Holdings como su principal acreedor. Según los últimos estados trimestrales, la deuda financiera de Cable One era 1,29 veces su patrimonio neto.

Hasta ahora, gracias a la estabilidad de sus ingresos, la compañía distribuía sus excedentes de caja con el pago de dividendos, la acumulación de autocartera y la reducción de su deuda. Con la integración de NewWave, no solo deberá mantener esta evolución, sino que deberá acelerarla.

This post is also available in: Catalán

Copyright © 2014. Created by Meks. Powered by WordPress.