4 puntos críticos del análisis de startups aplicados a la bolsa

Hay nombres que se atreven a incorporarse a la bolsa sin aún saber cuál es su modelo de negocio. Twitter, por ejemplo, lo hizo sin haber registrado nunca beneficios. Como esta red social, hay cientos de empresas más pequeñas que nunca han ejecutado una venta y es imposible aplicar una modelo de análisis convencional. Son como una startup y, por ello, se pondrá más énfasis en algunos elementos que son obvios para otras compañías.

Hace unos días tuve la ocasión de asistir a una charla sobre valoración de compañías del sector biotecnológico, donde entre otros ponentes participó Lluís Pareras del fondo de capital riesgo Healthequity.

A partir de su punto de vista de valoración de activos en fase de nacimiento, resumí algunos puntos principales de análisis para aplicar a las empresas incipientes que cotizan en la bolsa.

1. Controlar los objetivos de la empresa

También llamados milestones, cada objetivo a corto plazo es esencial para el avance de un negocio. Conseguir un contrato con una empresa internacional, obtener hasta 1.000 usuarios, etc. Los fondos de capital riesgo valoran estos objetivos para entrar en un proyecto en las rondas de financiación.

Las cotizadas informan, con más o menos detalle, de sus planes. Los hay que cuando fallan en su programa, se olvidan de sus propuestas iniciales, cambian su discurso o, incluso, la naturaleza de su negocio. Esto también puede ser perjudicial para su potencial.

Por esta razón, se deben vigilar con atención los objetivos a corto plazo y observar cuál es su grado de cumplimiento.

2. Vigilar las finanzas críticas

En la fase de nacimiento nadie va sobrado de dinero, al contrario. Los emprendedores están llenos de ideas – todo son propuestas – pero con los bolsillos vacíos, además de estar casados con bancos e inversores preferentes.

El fondo de maniobra – activo circulante menos el pasivo circulante – es uno de los puntos críticos del análisis financiero. El otro es fijarse en el ritmo de crecimiento de la deuda financiera. Si éste aumenta sin cesar, es posible que la empresa necesite más recursos propios o se produzca una suspensión de pagos.

En cualquiera de estos casos, valorar si vale la pena ver cómo se hunde el barco desde fuera o seguir inyectando dinero, a través de ampliaciones de capital, hasta que el proyecto tenga éxito.

3. No perder de vista el sector

En el capítulo sobre Mario Gabelli, del libro “Value Investing. From Graham to Buffett and Beyond”, se explica el método de análisis que aplica el famoso inversor. Gabelli usa el Private Market Value (PMV), que define como “el valor que un empresario del mismo sector informado pagaría para comprar unos activos con características similares”.

O, lo que es lo mismo, las empresas crean unos activos intangibles que pueden interesar a sus competidores, compañías del sector o a negocios complementarios. Si se conocen las operaciones corporativas que se ejecutan en el mercado, como hace Pareres siguiendo las empresas de investigación biotecnológica, se puede conocer el valor actual de los intangibles de las start ups e, incluso, calcular su potencial.

4. Y no perder de vista los insiders

El capital riesgo financia las empresas y su principal ventaja es que pone el precio de cada operación. También especifica los detalles de las transacciones. En cambio el accionista que participa a través de la bolsa compra según los caprichos del mercado.

Esto sitúa al inversor minorista en inferioridad de condiciones, que sólo puede compensar con un análisis exhaustivo de la empresa y se puede aprovechar de las oscilaciones de la cotización. Sin embargo, siempre puede seguir las operaciones que hacen los insiders, como los directores o los que acumulan la mayor proporción del capital.

Para saber más:

4 días para invertir según los principios del Value Investing

Hay dos libros indiscutibles de dos innovadores de Silicon Valley que mandan en esta materia. El primero es “De Cero a Uno” del fundador de PayPal Peter Thiel. El otro es “The Hard Thing About Hard Things” de Ben Horowitz, inversor de capital riesgo. 

La historia de Ed Catmull sobre la creación de Pixar también es otra lección interesante para aprender.

This post is also available in: Catalán

Copyright © 2014. Created by Meks. Powered by WordPress.