A la búsqueda de la tecnología disruptiva

Identificar una tecnología disruptiva no es fácil. Aunque muchas empresas garantizan tener en sus manos una tecnología que cambiará la vida de sus clientes, son muy pocos los inventos que lo consiguen. Si la tienen, es un hecho extraordinario; un cisne negro.

Internet, la invención del coche, la electricidad, el teléfono, el transistor … todos estos descubrimientos son tecnologías disruptivas. Estos inventos “trasladan al mercado una proposición de valor totalmente diferente a la que había disponible hasta entonces”, según define Clayton M. Christensen en el libro “The Innovator’s Dilemma”.

De las tecnologías que triunfaron en el siglo XX, mi preferida es la televisión. Es fascinante la cantidad de cambios que supuso la introducción de la “caja tonta” en las vidas de nuestros padres y abuelos. ¿Os habéis planteado la cantidad de situaciones cotidianas que deberíamos modificar sin la televisión?

Sólo por hacer una lista rápida: supuso la introducción de un nuevo medio de comunicación y entretenimiento, se convirtió en un aparato imprescindible de la casa y obligó a replantear la organización del comedor; el sofá, por supuesto, siempre delante de la pantalla. Las conversaciones de la mañana son el resumen de los reality shows, noticias o series que hemos visto. Incluso ha modificado los horarios, en cuestión de dos generaciones.

Desde el punto de vista económico, hay industrias complementarias que aparecieron para cubrir distintas necesidades. Por supuesto, la producción de aparatos, pero también la industria publicitaria, las cadenas de contenidos o la industria del cable encontraron su nicho. El vídeo y el DVD aparecieron después, y también el negocio del deporte salió beneficiado de las retransmisiones de varias competiciones.

La tecnología disruptiva no sale de las grandes empresas

El trabajo de Christensen en el libro “The Innovator’s Dilemma” es el de identificar cuáles son las características de la tecnología disruptiva y cuál es su origen. Hay una diferencia significativa entre la tecnología disruptiva y la tecnología de sostenimiento (sustaining technology).

Es imposible determinar cuál es el mercado de la tecnología disruptiva, porque inicialmente no tiene demanda. Nadie espera, ni conoce, una invención que aún debe existir. ¿Quien esperaba Internet en los años 90?

La oferta de este “nuevo producto rompedor” ni cubrirá las primeras inversiones, ni resultará rentable, porque su nuevo mercado será diminuto con una cantidad de usuarios mínimos. “Los productos que no parecen ser útiles para los clientes actuales, pueden cubrir las necesidades del mañana”, explica Christensen.

“Si hubiera preguntado a la gente lo qué quería, me habrían pedido caballos más rápidos”. Henry Ford

Por esta razón, las grandes multinacionales difícilmente consiguen ser generadoras de invenciones disruptivas. Estas compañías tecnológicas tienen grandes departamentos de marketing que siguen los estudios de mercado e invierten en productos que ya conocen, tienen éxito y ofrecen márgenes de beneficios altos. El resultado se conoce como tecnología de sostenimiento. iPhone, iPhone 2, iPhone 3, iPhone 4… ¿Os suena? Pues eso.

Tecnología disruptiva y modelos de negocio

Identificar una tecnología disruptiva es más complicado de lo que parece. A veces se confunde la reformulación de un modelo de negocio con la innovación. Tesla, Netflix y Amazon, las tres empresas de moda, han incorporado la nueva tecnología disponible, además de modificarla para sus propósitos, a un modelo que ya existía antes de su aparición.

Tesla vende coches de la misma forma que se hacía hace cien años. Su principal valor añadido es la incorporación de una batería eléctrica en modelos de alta gama. Es posible que Elon Musk haya incorporado nuevas técnicas de producción, pero el resultado no tendrá un impacto en la forma de viajar sobre ruedas.

En cuanto Netflix, tiene un largo catálogo de películas además de series, algunas de producción propia. Para ello usa la reproducción de vídeo en streaming. La combinación es la aplicación de la tecnología en el modelo de alquiler que ya se conocía desde la época del VHS.

Finalmente, el negocio de Amazon también traslada el modelo retail de toda la vida en el espacio virtual. La innovación en los métodos de almacenamiento, gestión de stocks, transporte, publicidad, son conocidos e insignia de la compañía de Jeff Bezos. Han hecho un trabajo increíble. Aún así, cogieron un método de vender ya conocido y le dieron la vuelta.

This post is also available in: Catalán

Copyright © 2014. Created by Meks. Powered by WordPress.