4 razones para invertir en la bolsa de Estados Unidos

Invertir en acciones de los Estados Unidos sigue siendo una fantasía para algunos inversores: el cambio de divisa entre el euro y el dólar, la publicación de resultados financieros en inglés o la doble retención en el cobro de los dividendos son algunas de las principales excusas para no cruzar el océano atlántico.

A pesar de ello, conviene dar un vistazo a Wall Street. No solo para diversificar la cartera, sino por las múltiples opciones y ventajas que ofrece una de las bolsas con más historia del mundo. Sin olvidar que se trata de la plaza financiera que goza de más seguimiento informativo, a través de los medios de comunicación, y es la que más influencia tiene a nivel internacional.

Sí estos motivos no son suficientes, esta pequeña lista ilustra algunas de las ventajas relevantes de los Estados Unidos, en comparación con la bolsa española o el resto de parqués del viejo continente:

   
1. Variedad de opciones para escoger:

En el momento de la última actualización de este escrito, el New York Stock Exchange (NYSE) acumula 3.205 acciones de empresas de diferentes industrias. En el NASDAQ hay 3.149 y en el AMEX un total de 371 títulos. Por comparar, el Mercado Continuo de la Bolsa Española aglutina 131 empresas diferentes.

La variedad de empresas y sectores del mercado estadounidense permite una amplia diversificación de una cartera de inversiones. Para cubrir el riesgo no sistémico, una cartera debería agrupar un conjunto de 500 acciones de diferentes compañías y también industrias. Por esta razón, el índice Standard & Poors 500 es el selectivo que mejor representa el comportamiento de la bolsa, mejor que el Dow Jones y también el Ibex-35.

Además, es mentira que la economía española está representada por un selectivo de 35 empresas como el Ibex. El comportamiento del sector bancario es el que manda y guía los movimientos del índice de la bolsa española. En esta travesía lo acompañan la cotización de otras empresas, pero pocas, como Telefónica, Inditex o Iberdrola. En cambio hay grandes negocios de la economía española, como El Corte Inglés, El Grupo Planeta o Mercadona, que por distintos motivos no entran en el mercado de capitales.

2. Acceso a la información:

Hay miles de fuentes de información que cubren las actividades de las empresas cotizadas en Estados Unidos. Aunque hay un exceso de cobertura respecto los actuales blue chips (Apple, General Electric, Coca-Cola, Disney…) o las empresas de moda (Tesla, Netflix…), la información es abundante, variada y accesible a los inversores minoristas.

Edgar es la base de datos de la Comisión Nacional del Mercado de Valores de los Estados Unidos (SEC), dónde hay disponible los hechos relevantes de las empresas controladas por el regulador. Los resultados financieros, los comunicados de prensa o los movimientos de los insiders están disponibles en este portal, en formato ‘html’ o en hojas de Excel.

Los hedge funds y otros fondos de inversión también están obligados a publicar las posiciones al final de cada trimestre y también las operaciones de compra y venta significativas en el capital de las compañías objetivo.

Además de tener acceso directo a la SEC, a través del Edgar y sus canales RSS, hay distintos portales como Google Finance o Yahoo! Finance que ofrecen gratuitamente cotizaciones en tiempo real. Al contrario que los precios de la bolsa española, que sufren un retraso de 15 minutos. Por otro lado, el medio PR Newswire publica noticias de operaciones corporativas instantáneamente.

3. La liquidez del mercado:

En teoría, la bolsa de valores es el aspirante a mercado de competencia perfecta. Para ello, este mercado debe ser líquido y todos los inversores deben tener la misma información. Si no es así, habría participantes que se podrían aprovechar de su situación privilegiada, como un directivo o un inversor institucional, para enriquecerse.

Los reguladores del mercado, como la SEC o la CNMV, deben procurar que todos los inversores tengan toda la información pública relacionada con una empresa cotizada. Por esta razón, cuando hay una anuncio de una OPA, una fusión o, incluso, el fallecimiento de un alto directivo, los reguladores detienen la cotización.

Irónicamente, esta decisión choca directamente con la característica de liquidez, que debe tener este mercado.

La paralización de la cotización, responde habitualmente a una decisión subjetiva. También lo es el tiempo de esta parada. El regulador escoge si parar, o no, la cotización; hasta qué hora o qué día durará esta situación; y, incluso, la documentación adicional que necesitan los inversores.

En Estados Unidos el periodo de suspensión de un valor es cuestión de minutos. Sobre todo cuando se trata de empresas que mueven millones de dólares en fondos de inversiones. La empresa hace el anuncio, la SEC recoge la información y se hace pública en su base de datos, y finalmente se vuelve a poner en marcha la cotización.

Cuando se trata de la CNMV en España, este proceso es más lento. Aunque el informe “La eficacia de las suspensiones de cotización: evidencia empírica con datos de la CNMV para el período 2000-2005” (pagado por la misma entidad) asegura la eficiencia de las suspensiones ejecutadas en los últimos años, habitualmente los inversores acaban más desinformados de lo que lo estaban al inicio.

La empresa anuncia una decisión, una OPA por ejemplo, y la CNMV detiene la cotización. Esta situación puede durar horas, cuando se trata de chicharros se puede alargar más de un año (Avanzit, por ejemplo). Cuando se anula la suspensión, es posible que la única explicación es que el regulador necesitaba información adicional.

Sin saber el “por qué”, el inversor minorista se habrá quedado horas, o posiblemente años, con un dinero bloqueados por los caprichos de la burocracia del estado.

4. Tipo de cambio Euro/Dólar:

Habitualmente, la primera frontera cuando se trata de invertir en empresas cotizadas fuera del escenario de la Unión Monetaria Europea es el cambio de divisa. Además del riesgo del país, mantener una cartera de valores del Reino Unido, Japón o Estados Unidos, implica también asumir el riesgo del tipo de cambio.

Aunque hay instrumentos sofisticados para absorber las pérdidas o beneficios que puede generar las oscilaciones del tipo de cambio, la solución más sencilla es tomar decisiones estudiadas para la selección de valores. Si los rendimientos son extraordinarios, el cambio no importa.

Hasta la actualidad, los inversores europeos han podido aprovecharse de un euro muy fuerte. Los americanos jugaron bien las cartas tras la crisis de 2008 y un dólar débil les hizo posible exportar, mientras que en Europa les costó más levantar el vuelo.

No fue hasta el año 2014 que el dólar recuperó posiciones:

Tipo de Cambio Dólar Euro

Hasta entonces, aterrizar en Estados Unidos era a la vez una apuesta en favor del dólar, y por la subida del euro, y por el crecimiento de sus empresas. Rememorando al Dr.Strangelove, invertir al otro lado del océano “it is not only possible, it is essential”.

 

This post is also available in: Catalán

One Comment

Leave a comment
  • Información Bitacoras.com

    Valora en Bitacoras.com: En el plano físico, la primera frontera es el mar. En cuanto las finanzas, hay algunas barreras iniciales que impiden a algunos aficionados de la bolsa ir en busca de acciones extraordinarias en Estados Unidos. El cambio de …

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Copyright © 2014. Created by Meks. Powered by WordPress.