Civeo, castigada e infravalorada por el precio del petróleo

La bolsa no perdona el sector del petróleo. La caída libre del barril de crudo está directamente relacionado con las expectativas de beneficios y hasta la sostenibilidad de las compañías que viven de la materia prima.

Sean perforadoras, instalaciones de refinamiento o servicios complementarios, como Civeo, todas las energéticas han salido perjudicadas de alguna forma y, hablando sin embudos, ya hay valores infravalorados.

Ya no se trata de previsiones, ni importa cuando ni como se recuperará el precio del barril. Que vuelva a cotizar hasta los 80 dólares o se mantendrá por debajo de los 50 dólares, es un misterio. Pero, con los datos en la mano, podemos confirmar que hay compañías que su capitalización bursátil es inferior al valor de sus activos físicos.

El sentimiento bursátil se está imponiendo a los hipotéticos mercados eficientes.

Civeo, un ajuste desmesurado

La historia Civeo es un caso específico marcado por el riesgo sistemático y las decisiones estratégicas de sus directivos, que han chocado radicalmente con lo que esperaban sus inversores.

A “Cambio de estrategia en Civeo, carnaza para especuladores” critiqué una parte de estas decisiones y argumenté que la compañía estaba infravalorada. Entonces no esperaba la llegada de un escenario internacional dónde se abarata el precio del petróleo.

Un 60% de las ganancias de Civeo provienen de empresas productoras de petróleo. La compañía provee de instalaciones para trabajadores de estas compañías, así como también servicios de restauración y complejos de ocio, como gimnasios. Por esta razón los riesgos asociados con el petróleo llegan, como en una reacción en cadena, a la contabilidad de Civeo.

Las perspectivas no son buenas y el 29 de diciembre Civeo publicó la Operative Guidance de 2015, que preparaba al inversor para el escenario pesimista del próximo año. Las acciones se hundieron hasta los 3 dólares.

Los ajustes empresariales son radicales, solo la inauguración de las nuevas instalaciones en McClelland Lake Lodge son la nota positiva entra la lista de la “negatividad”:

Civeo rebaja la previsión de los ingresos y beneficios

– Suspende el dividendo trimestral

– Rebajará la inversión en capital

– Despedirá una parte de la plantilla de Canadá y Australia

– Cerrará dos instalaciones, una es temporalmente y otra ya es definitivo

– Cerrará una fábrica de Australia

Los directivos se comprometen a buscar nuevas oportunidades en otros mercados, más allá del petrolífero y el del carbón. Pero el hedge fund Jana Partners, uno de los socios activos mayoritario, se ha desentendido del negocio y ha retirado su participación y los directivos elegidos por su institución.

¿Exagera la bolsa estos datos?

Desde el punto de vista fundamental podemos confirmar que el mercado está exagerando, y mucho. El valor contable de los activos tangibles de Civeo era de 8,54 dólares por acción, según los resultados del tercer trimestre de 2014. Un valor que supera en un 175% la cotización actual.

O, lo que es lo mismo, la suma de los activos físicos – valorados en 1.364 millones de dólares -, efectivo de caja y activos corrientes de Civeo son más del doble de 3 dólares por acción.

Por el lado del aspecto cualitativo, creo que esta revisión de la dirección de Civeo es un ejercicio de sinceridad y prudencia frente la contracción del sector energético. Si deben rebajarse las inversiones en capital y no se puede pagar un dividendo, mejor tirarse atrás que poner en peligro la sostenibilidad de la empresa.

Estas noticias pesimistas son, irónicamente, un motivo para ser optimista. Como lo son también los datos fundamentales.

Estoy convencido que Civeo es una entre tantas empresas contagiadas por la explosión de la burbuja. Este principio de año “a la baja” nos ofrece un mercado lleno de oportunidades, la cuestión es buscar, ser prudente y tener un poco de paciencias. Los sistemas tienden al equilibrio, aunque cueste lo suyo.

This post is also available in: Catalán

Copyright © 2014. Created by Meks. Powered by WordPress.