La venta de Green Mountain Coffee, la operación del año

El 17 de octubre del 2011 David Einhorn presentó su nueva idea en el contexto del Value Investing Congress de Nueva York. El gestor del hedge fund Greenlight Capital volvió a cuestionar los datos financieros de una empresa cotizada norte americana. Esta vez le tocó el turno a la compañía tostadora de café Green Mountain Coffee. Durante la conferencia el mercado reaccionó y las acciones de la empresa bajaron un 13%.

Green Mountain Coffee es un participante del sector del café con más de 3.000 millones de activos. Está dividida en dos segmentos principales: distribución de café y comercialización de máquinas espresso con la marca Keurig. También tiene una división dirigida al mercado canadiense. Green Mountain Coffee usa el mismo modelo de distribución que la filial de Nestlé, Nespresso. Basado en el mismo modelo de ventas que els de las hojas de afeitar, el rendimiento del producto no se encuentra en la distribución de la cafetera sino en la venta posterior de cápsulas de varios sabores.

La apuesta bajista de Greenlight Capital se basa en una gran diferencia de pronósticos. Los directivos de la empresa, hasta el mes de octubre, esperaban un crecimiento de su mercado hasta límites insospechados. Para confirmarlo, inflaron estimaciones en presentaciones y documentos dirigidos al público. Sobrestimaron el número potencial de hogares que podían comprar máquinas y podían beber café. Listaron unos ingresos, para los próximos años, que no tenían nada que ver con la realidad. De hecho, Green Mountain Coffee puso la miel en la boca de los inversores, a través de la palabra que más gusta oír en Wall Street: “Crecimiento”.

David Einhorn es conocido por sus apuesta contrarias en bolsa. Allied Capital fue la empresa objetivo que le lanzó a la popularidad. El seguimiento de esta inversión y los sucesos que lo rodearon los recopiló en un libro titulado “Fooling some of the people all of the time.

La inversión contraria es la opción más delicada del mundo financiero. A los ejecutivos de las empresas les gustan los pelotas, no los críticos. Poner en cuestión todo un esquema es entendido como un ataque directo a la gestión y a sus gestores. Los bajistas/osos se ponen en contra del statu quo y por este motivo es la decisión más valiente de todas, aunque no por eso significa que siempre tengan la razón.

En el informe adjunto hay la presentación que utilizó el gestor para defender su idea. Es brillante, original y realizada con profundidad analítica. Por esos motivos considero que es la mejor idea del año 2011.

This post is also available in: Catalán

Copyright © 2014. Created by Meks. Powered by WordPress.